Morán intenta hoy en Rabat que la flota pueda pescar en toda la costa marroquí

El ministro español de Asuntos Exteriores, Fernando Morán, viaja hoy a Rabat para entrevistarse con el rey Hassan II, en un intento por desbloquear las negociaciones sobre las llamadas zonas de seguridad del banco sahariano-canario, lo que constituye el único punto que todavía sigue sin solventarse en el acuerdo de cooperación y pesca hispano-marroquí, prácticamente ultimado. En protesta por la actual situación, y como presión para que se encuentre solución a esa cláusula del convenio, la isla de Lanzarote paralizó ayer sus actividades, ya que la prohibición de pesca en ese banco afecta, fundamentalmente, a la flota canaria.

La insistencia marroquí en el mantenimiento de esas zonas de seguridad, consideradas vitales para los intereses canarios, no es sólo militar, según informa nuestro corresponsal en Rabat, Domingo del Pino, sino también política, por cuanto el Gobierno de Hassan II tendría especial interés en que el Gobierno socialista español reconociera la soberanía de Rabat sobre esas aguas, borrando así todo posible reconocimiento al Frente Polisario.El acuerdo de cooperación y pesca entre España y Marruecos está totalmente ultimado desde la pasada semana, a falta únicamente de esta gestión política que hoy deberá llevar a cabo el ministro Morán. El ambiente en Rabat, según las fuentes consultadas por EL PAIS, es de optimismo ante la decisión final que tome el Gobierno marroquí, y concretamente se espera que tras la entrevista de hoy, la voluntad política del rey Hassan favorezca la postura española. Se cree, cuando menos, que el ministro de Asuntos Exteriores pueda traer a Madrid un acuerdo verbal que sirva para desbloquear la actual situación.La actitud generalizada en Canarias, cuya flota es la más afectada por esta cláusula, es de cierto desánimo, y la casi totalidad de las fuerzas soci ales paralizaron ayer la isla de Lanzarote. Sin embargo, centrales sindicales, partidos políticos y organizaciones de armadores valoran de distinta forma la movilización, aunque coinciden en la necesidad de que el Gobierno central encuentre una solución al problema, tal y como fue tratado en la entrevista que mantuvieron el martes Felipe González y el presidente del Gobierno canario, Jerónimo Saavedra, en el palacio de la Moncloa.

Página 8

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS