Crítica:CANCION
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

La humildad de quien sabe

Si algo hay de especialmente destacable, por la cualidad y lo novedoso, de las actuaciones que hasta el día 20 José Antonio Labordeta está ofreciendo en la plaza del Re¡ de Barcelona, es, sin duda, la COME (Cooperativa Musical del Ebro), grupo que le acompaña con una absoluta convicción, tanto en los temas del cantautor como en los propios y, especialmente, con una sorprendente sensibilidad en las cuerdas y la armonía, virtud -dentro de lo popular- reservada hasta ahora a grupos que dentro del género, difícil de por sí, han alcanzado un encomiable reconocimiento (Gwendal, Malicorne, etcétera).Con tal encabezamiento, pues, huelga añadir elogios al apartado estrictamente musical de la presentación del aragonés en la Ciudad Condal. Redundar en todo caso en el mérito de que no son tantos los que, prescindiendo de la propia vanidad, se rodean de unos músicos de talla incluso superior a sabiendas de que ello ejercerá de arrastre en dirección ascendente y no decadente.

José Antonio Labordeta

Grec-83. Plaza del Rei, Barcelona, del 15 al 20 de agosto.

Hay en Labordeta, sin embargo y como en muchos de su generación, un lastre terriblemente pesado que en ciertos momentos parece de consecuencias nefastas y, en otros, ni bueno ni malo sino simplemente una peculiaridad definitoria de su carácter. Es, por un lado, la inevitable referencia histórica (asumida públicamente por él mismo cuando al presentar una de sus piezas dedicada a los que hicieron posible la normalidad de un concierto como el suyo dice que les conveniente avivar la memoria") y la por otro lado, férrea rudeza del hombre que se ha curtido en la lucha y que ahora la traslada, por deformación, incluso a los pasajes más íntimos de su música.

Labordeta es una auténtica piedra resistiendo los embates del viento y esta imagen poética deja, algunas veces, de serlo cuando la música, impotente, juega el papel de viento.

La clave de Labor deta, creo, hay que buscarla en las ideas y los textos. En su papel como intelectual dentro de la música y no como mero musico.

Tiene, pienso, una clara correlación el hecho de que Labordeta sea maestro de escuela y al mismo tiempo haya apostado por la recuperación cultural de su hístoria, no ya sólo en el campo de la música, sino realizando también guiones para la televisión o, tal y como hemos señalado al principio, utilizando su propio nombre para traerse. a Barcelona un grupo de tal capacidad actualizadora como es la Come.

La más antigua definición de música era la que calificaba a ésta como "el arte de producir belleza con la combinación adecuada de sonidos y silencios". Posteriormente y a tenor de los hechos, tal definición fue sustituida por la de "el arte de ejercer influencia sobre el espíritu humano mediante una combinación de sonidos y silencios".

Seguramente si a esta última definición le añadiéramos una coletilla que dijera "y recuerdos" nos hallaríamos ante la perfecta definición del trabajo de Labordeta.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS