Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El derrocamiento de Ríos Montt

Expectativa en Latinoamérica y reonocimiento por parte de Honduras, El Salvador y Costa Rica

Mientras los Gobiernos de Honduras, El Salvador y Costa Rica reconocieron ayer al régimen surgido en Guatemala tras el golpe de Estado contra el ex presidente Efraín Ríos Montt, en el resto de Latinoamérica se mira con interés el cambio, informa la agencia Efe. En Bogotá, el Gobierno de Colombia dijo que se abre un margen de expectativa con relación a la paz de Centroamérica después del golpe dirigido por el general Mejía.Tanto la cancillería como la presidencia mexicana se abstuvieron de hacer comentario alguno sobre los incidentes en Guatemala, de cuyo país hay en México más de 30.000 refugiados. La noticia del golpe militar no sorprendió al personal diplomático de las embajadas centroamericanas acreditadas en Washington. Las fuentes centroamericanas consultadas por Efe opinaron que el derrocamiento de Ríos Mont se debió a que "su régimen estaba erosionado por la peculiar forma de conducción del gobernante".

El presidente venezolano, Luis Herrera Campins, declaró que "todo golpe de Estado aporta un cambio de situación y es necesario conocer las raz ones de este golpe". El jefe de relaciones intemacionales del partido Acción Democrática de Venezuela, Enrique Tejera Paris, precisó que el nuevo presidente de Guatemala no muestra ninguna intención clara de abrir un proceso electoral en fecha fija. "Parece que fueran pájaros del mismo plumaje", subrayó Tejera Paris, refiriéndose al autor del golpe y al derrocado.

En Managua, el coordinador de la Junta de Gobierno de Nicaragua, comandante Daniel Ortega, se abstuvo de calificar el golpe de Estado en Guatemala, si bien señaló que sabía que Estados Unidos estaba interesado en promover una nueva situación en Guatemala que le permita comprometer aún más al Gobierno de ese país en una acción conjunta contra Nicaragua. Ortega manifestó que .por el momento" no se conoce qué iniciativa mueve el golpe, ni cuáles serán sus resultados finales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de agosto de 1983