_
_
_
_
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Visita policial

El pasado día 9 de julio, sobre las cuatro de la mañana, cinco policías, nacionales intentaron forzar la puerta de mi domicilio con las pistolas desenfundadas; parece ser que por denuncia de un vecino. Mi delito: ser vasca y haber recibido en mi casa a una hermana, a su marido, a sus dos hijos, de 21 y 23 años, y a la novia de uno de ellos por unos días. Lo que seguramente nos salvó de un muy probable desastre fue el hecho de no estar esa noche yo en casa, que hizo que mi cuñado se levantase a abrir la puerta, todo tranquilo, pensando que era yo quien andaba en ella sin lograr abrirla. En la comisaría donde acudí para informarme del porqué de esta visita nocturna, además de negar el hecho, lo achacaron a que "su cuñado estaría trompa y vería visiones" (sic), fue la respuesta de un jefe de la comisaría. El manifestar por mi parte la denuncia a los medios de información, en los cuales, y a mi pesar, sobre todo a nivel nacional, no tengo ninguna confianza, y toda la información sobre el último histerismo nacional por los símbolos me la confirma, hizo que el jefe superior de policía, según él mismo me lo manifestó, me llamase por medio de su secretaria para darme la información que con tanto ahínco se me había legado por la mañana. Según me dijo, la policía había olvidado registrar la denuncia del vecino, que hizo por oír ruidos y vez luz en mi piso; habían olvidado registrar también que dos coches Z acudieron a la casa, que los policías, después de situarse estratégicamente con las pistolas desenfundadas, habían intentado forzar la puerta; y vuelvo al desastre que pudo ocurrir, ¿lo hubieran registrado? En cuanto a la denuncia, puedo decir que mi familia llevaba varios días en mi casa, que el interior de la misma se ve tranquilamente desde el piso del vecino delator, el cual vive en la misma planta, que en verano y de vacaciones es natural volver tarde, hacer ruido y encender la luz. Ante mi pregunta sobre el intento de forzar la puerta, el jefe superior de policía contestó que otro medio hubiera sido tirarla abajo, aunque, eso sí, luego habrían abonado los gastos. Yo me opongo con todas mis fuerzas a todos los planes ZEN de Vera. Los considero inmorales¡ hacen que mi pensamiento vaya de continuo a los planes antiterroristas dé Uruguay, Argentina y otros países. /

Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_