Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los secuestradores de Emanuela Orlandi enviaron sus efectos personales a los padres

La historia de la joven Emanuela Orlandi aparece cada vez más como un auténtico rompecabezas. Cada día aparece un trozo nuevo de verdad en ese mecano complicadísimo. Ahora se ha sabido, por ejemplo, que hace unos días les llegó a los padres de la chica, al parecer en un paquete de Correos, la bolsa que Emanuela llevaba en el momento en que desapareció a la salida de la escuela de música a la que asistía.No es la prueba que habían pedido los padres para tener la certeza de que está aún viva. Demuestra sólo que aquella bolsa la ha mandado alguien que algo tiene que ver con quienes secuestraron a la joven.

Pero, paradójicamente, podría probar todo lo contrario: que Emanuela ya no está viva. Y lo que todos se preguntan es qué pretenden los secuestradores en el caso en que de verdad Emanuela esté muerta, ya que está claro que sin una prueba evidente de que sigue con vida, nadie aceptará negociar, ni en el campo político ni en el económico.

Y si está viva, ¿por qué se obstinan en dar una prueba que sería más fácil que enviar el paquete con su bolsa? Pero otra historia empieza a revelarse y a intrigar.

El diario Il Messaggero publicó ayer un documento oficial de la policía, en el que Emanuela figura como residente en el Vaticano tan sólo desde tres meses antes de que se produjera su secuestro.

Hasta entonces, la residencia oficial de la joven Emanuela Orlandi figuraba fuera del Vaticano, en Roma, en la calle Nicolo V, número 1. Es un edificio elegante, de propiedad del Vaticano, en el que viven los tíos de Emanuela y también algunos periodistas de Familia Cristiana.

¿Por qué se ha dicho entonces que Emanuela ha vivido siempre en el Vaticano? Y, si es cierto, ¿por qué tenía esta residencia oficial italiana?

El trabajo de Ercoli Orlandi

Y por fin se ha podido saber el trabajo concreto que hace Ercole Orlandi, padre de Emanuela y de otros cuatro hijos. Se había dicho sólo que era un ujier dentro del Vaticano.Ahora, el abogado de la familia, Egidio Gennardo, tras desmentir la noticia de que formaba parte de los servicios secretos vaticanos ha confirmado que trabaja "en la secretaría particular del Santo Padre". Lo que aún no se conoce es cuál es su trabajo específico dentro de un ámbito tan delicado como es la secretaría personal del Papa.

En la ficha policial, publicada por el diario romano, Emanuela Orlandi figura como emigrada al Vaticano el 23 de marzo de 1983. Y el padre de la joven ha negado que sea cierto que los jueces han interrogado a un importante prelado vaticano sobre el asunto de su hija. Dice Orlandi que "la noticia sorprende a todos y que no parece verdadera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de julio de 1983