Huelga general en Brasil el día 21 contra la política de austeridad

Más de 150 entidades sindicales de Brasil han covocado un huelga general en el país para el próximo día 21 como protesta contra la política económica del Gobierno y especialmente contra un reciente proyecto económico gubernamental en el que, entre otras cuestiones, se contempla la revisión a la baja de los índices de reajuste salarial.La huelga, según fuentes sindicales, debe durar 24 horas y tiene por objetivo paralizar "todas las categorías profesionales". En los Estados en que no sea posible realizar el paro total, los sindicatos y federaciones de trabajadores deberán organizar "grandes manifestaciones".

Esta convocatoria coincide con la suspensión del paro que desde el jueves venían manteniendo los 70.000 obreros metalúrgicos de Sâo Paulo, el principal centro económico de Latinoamérica. La sus pensión se produjo a las 48 horas de que las tropas del segundo cuerpo del Ejército fueran puestas en estado de alerta. Los metalúrgicos acudirán hoy a sus puestos de trabajo.

El único foco de tensión social que persistía este fin de semana en en Sâo Paulo era el de la refinería Paulinia, cuyos obreros se niegan a volver al trabajo como protesta por la política de austeridad salarial anunciada por el Gobierno. En Paulinia se procesa la tercera parte del petróleo consumido en Brasil.

La dirección de la empresa estatal Petrobras ha declarado que el acuerdo con los huelguistas no será posible "si los sindicalistas insisten en la readmisión de los despedidos de la Paulinia", donde en las últimas horas se ha expulsado a más de 100 obreros, a los que hay que sumar los 200 de la refinería Mataripe, en el Estado de Bahía. El presidente de Petrobras ha mandado dar publicidad a un comunicado en el que se anuncia que los trabajadores que no se presenten inmediatamente a trabajar "serán sumariamente despedidos".

Estas protestas van dirigidas contra la política económica que el Gobierno va a seguir a instancias del Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha impuesto a Brasil una severa austeridad económica como condición para el desbloqueo de un crédito de 411 millones de dólares. La inflación en los últimos 12 meses ha alcanzado en Brasil el 120%.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS