Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CASTILLA-LAMANCHA

El presidente regional, contra la instalación de un campo de tiro en 'Cabañeros'

"No es preciso compensar con nada ni a nadie, sino más bien que el campo de tiro se instale en otro lugar donde se produzca menos perjuicio que en la finca Cabañeros, incluso aunque fuera en el mismo territorio de nuestra comunidad autónoma" ha manifestado a este diario el socialista José Bono, presidente del Gobierno de la región castellano-manchega."Sin ningún tipo de crispación ni de enfrentamiento con nadie", ha agregado, "y mucho menos con el Gobierno socialista de mi país, con el que me identifico plenamente, pienso que podían estudiarse otras ubicaciones alternativas para este tipo de instalaciones militares".

Ante la posibilidad efectiva de que la finca de Cabañeros sea finalmente comprada para usos militares, José Bono ha declarado que esta "no sería una decisión acorde ni con el informe de la Dirección General de Medio Ambiente ni con el criterio del Gobierno de la comunidad autónoma expresado recientemente, que, por otra parte, y a pesar de que es de nuestra competencia la instalación de un campo de tiro, no podríamos mostrar nuestra conformidad moral con ello".

El presidente castellano-manchego opina que si se instalase el campo de tiro en Cabañeros habiendo otras alternativas posibles, la Junta de Comunidades no tendría capacidad jurídica para oponerse a tal medida, "pero mostrar y hacer patente nuestra más rotunda oposición, desde luego que sí lo haríamos, y yo no podría dejar de manifestar mi pesar por ello y decir que esta supuesta decisión ha debido ser inducida por alguien que debe tener una gran obcecación en estos asuntos".

"Rechazo las tres posiciones enfrentadas", ha declarado Bono, que actualmente hay sobre este asunto: aquella demagógica de quienes levantan esta y cualquier otra bandera con el único fin de atacar al actual Gobierno de España; la posición antimilitarista de aquellos que creen que nuestras fuerzas armadas no deben estar modernamente adiestradas, y que es posible que hasta nieguen la propia existencia de ellas; y, por último, la posición de aquellos que dicen que Cabañeros puede ser un lugar adecuado si se compensa con contrapartidas los daños producidos en los ciudadanos y en su ecosistema".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 1983