Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Falsas amenazas de explosiones en la Costa del Sol

Cinco amenazas de bombas, todas ellas falsas, se produjeron durante las últimas horas de ayer en diversas localidades de la Costa del Sol malagueña.Entretanto, todavía no han sido reivindicadas las seis bombas que explotaron el pasado viernes en oficinas bancarias de los municipios malagueños de Marbella y Fuengirola, que causaron heridas leves a tres personas, aunque parece presumible que su autoría corresponda a ETA.

Las falsas amenazas de ayer advertían de la colocación de explosivos en los hoteles de Las Pirámides y Las Palmeras de Fuengirola; el colegio Miguel de Cervantes y la oficina de Correos de Málaga, así como en el Banco Central de Estepona. En todos los casos, se desplazaron efectivos de la Policía que, tras desalojar los edificios, comprobaron que se trataba de falsas alarmas.

En el caso concreto del Banco Central de Estepona se encontró un paquete que tenía un reloj despertador, una pila, cinco puros habanos y un libro envuelto en plástico, conectados entre sí por diversos cables hasta conseguir una simulación perfecta de una bomba de relojería.

Continúan, por otro lado, las investigaciones policiales sobre las bombas que explotaron el viernes, sin que se conozcan datos al respecto.

El diario malagueño Sur publica un artículo al respecto, del obispo de Málaga, Ramón Buxarais, bajo el título "Bombas contra los pobres", por entender que estos atentados perjudican la afluencia turística, que supone la única fuente de trabajo para muchas familias del área.

Por su parte, el Congreso de la Unión General de Trabajadores (UGT), que se celebra en Madrid, ha condenado, a propuesta del representante de la Unión Provincial de Málaga, Antonio Ordéñez, los citados atentados y ha advertido sobre sus negativas repercusiones sobre la economía malagueña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de junio de 1983