La República Democrática Alemana, decepcionada con la esperanza comercial puesta en España

En los primeros tanteos sólidos, la República Democrática Alemana (RDA) ha visto frustradas sus esperanzas comerciales con España. Los responsables alemanes no entienden la languidez de los intercambios, cuando los dos países dan actualmente prioridad a sus exportaciones y pueden encontrar muchos campos de colaboración. Opinan que el volumen del comercio bilateral se podría quintuplicar fácilmente.

"La participación de España en la Feria de Leipzig", declaró Werner Peschke, director del Ministerio de Comercio Exterior de la RDA para el sur de Europa, "es insuficiente y no expresa nuestras esperanzas".Se refería el interlocutor a que, en un certamen de casi 350.000 metros cuadrados, sólo funcionó una pequeña oficina española, con representación de tres entidades: la sociedad Tradespan, la agrupación de fabricantes de bienes de equipo, Sercobe, y la entidad Sinex. "Nosotros, en la Feria de Barcelona, tenemos cada año 600 metros cuadrados", añadió.

Parecidas afirmaciones se comparten en otras esferas, donde se recuerda tanto la complementariedad de las economías como el conocimiento e interés que se tiene por España en la RDA. Dos ministros del actual Gobierno alemán los de Defensa y Seguridad Nacional, combatieron durante la Guerra civil con las Brigadas Internacionales.

Y el propio jefe de Estado, Erich Honecker, cuya hija Sonia está casada con un chileno, dicen que hubiera ido a España si el nazismo no lo hubiera condenado previamente a prisión durante 10 años.

El interés por lo español se refleja también en la invitación dirigida al PCE (aceptada) y al PSOE (sin respuesta) para que enviaran delegaciones al congreso sobre Presente y futuro del marxismo, celebrado en el pasado mes de abril Con motivo del reciente centenario de la muerte de Carlos Marx, nombre dado a la universidad de Leipzig, segunda gran ciudad de la RDA, estuvieron presentes en la sesiones unos 120 partidos y movimientos de todo el mundo.

Combinados y ministerios

Asimismo, además de Peschke, demostraron gran interés en hacer negocios con los empresarios presentes en la feria los directores generales de los combinados de energía y maquinaria pesada. Se trata en ambos casos de agrupaciones sectoriales de empresas, con mayor importancia práctica en la República Democrática Alemana que los ministerios.Las cifras del comercio España-RDA discurren ajenas a dicho interés, según fuentes alemanas, para quienes la única buena noticia española de la feria fue la presencia del embajador, el subsecretario de Industria, y el secretario general de la Energía. Incluso subrayan que el convenio sobre colaboración económica e industrial redactado el año pasado, así como el programa de trabajo conjunto realizado entonces, no han sido operativos ni tienen fecha aún para serlo.

El comercio bilateral

Desde la interrupción de relaciones diplomáticas por los fusilamientos de 1975, el comercio bilateral apenas se ha triplicado en términos de valor nominal, hasta situarse el año pasado en menos de 300 millones de marcos (por debajo de los 20.000 millones de pesetas).Pero ese crecimiento parte de valores bajos, si se comparan con otros países europeos. Los inter cambios con Francia, por ejemplo son 10 veces superiores, los de Austria 8 veces, 7 con Holanda, y 6 con el Reino Unido y Bélgica Luxemburgo.

Según Werner Peschke, debe tenerse en cuenta el desarrollo histórico, pero no hay razón para que España no llegue pronto al mismo nivel de comercio que el Reino Unido o Francia. "Hasta por lo menos 1.000 millones de marcos al año", afirmó, "no habría problema en llegar cuanto antes.

Pero eso no lo lograremos con porcelanas (este año visitará España el viceministro de Vidrio, Cerámica y Construcción) o con aparatos eléctricos para la casa, como aspiradoras. Tenemos que buscar posibles cambios de colaboración industrial, al igual que con otros países occidentales, abiertos ya por el convenio que deseamos firmar pronto".

Para los observadores occidentales, las exportaciones son una acuciante necesidad para la RDA. Junto a la ausencia de inversiones extensivas que ha caracterizado muchos procesos de desestalinización económica, los encargados de la planificación han orientado la economía hacia las ventas al exterior (deberían aumentar este año en términos reales un 13%, frente al ambicioso 5% español), el mayor contacto con mercados occidentales en recesión y con los nuevos Estados socialistas de los países del Tercer Mundo.

Esta orientación favorecerá las tendencias descentralizadoras y puede poner fin a la época consumista de Honecker.

En este contexto, ha llamado especialmente la atención la caída de las exportaciones españolas a la RDA durante 1982, después de unas ventas excepcionales de vagones de ferrocarril realizadas en 1981.

Los últimos datos disponibles, relativos a los 11 primeros meses de 1982, apuntan que las compras a la RDA han crecido de 7.262 millones de pesetas en enero-noviembre de 1981 a 8.306 en eneronoviembre de 1982, mientras que las ventas han descendido desde 19.579 a 5.082 millones de pesetas.

Ventas tradicionales

Y ello en un año en que España quiere incrementar todas sus exportaciones el 5%, objetivo ambicioso en relación con el estancamiento del comercio internacional, pero que es inferior en casi un tercio al previsto por la RDA.Las ventas tradicionales de la RDA a España han sido hasta ahora máquinas para imprenta, máquina-herramienta, mercaderías de consurrio y hogar, porcelanas, elementos para maquinariay productos químicos derivados del petróleo o del lignito. De otro lado, las compras se han centrado sobre todo en productos cítricos, vino para producir en la RDA, coñá y, ya más recientemente, vagones de tren o una fábrica completa para la elaboración y explotación de huesos con destino a la producción de material fotográfico.

Fabricaciones conjuntas

Ahora, los responsables comerciales de la RDA pretenden desarrollar operaciones como esta última, las fabricaciones conjuntas de grúas ferroviarias o excavadoras, y la realización de programas químicos o para la reconversión energetica, desde el petróleo al lignito, en la que este país se ha destacado por reunir la tercera parte de la producción de: esta materia prima energética.Manfred Dahms, director general del combinado energético, del que dependen empresas con más de 4.0.000 trabajadores, señaló a este respecto: "Hemos ofrecido un paquete a España para discutir posibilidades concretas de negociación. Varnos a intentar que erapresas españolas hagan lo mismo, para que haya intercambios. Ya está concluida la etapa de conocimiento mutuo. Ahora debemos encontrar soluciones, ya sabemos que podremos producir, no que podremos pagar, por lo que preferimos los intercambios últiles para ambas partes".

El programa de negociaciones incluye la visita a la RDA del presidente de Endesa (Empresa Nacional de Electricidad).

Igualmente, Rainer Oschütz, del combinado de maquinaria pesada, declaró que mantienen con España muchas negociaciones con Renfe, entre otras empresas, y que aspiran a concretar operaciones conjuntas sobre excavadoras grúas portuarias, grúas ferroviarias, aparatos, de carga y descarga, transporte de, material e instalaciones para la explotación de minas.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS