Un estudio norteamericano descubre errores en un 25% de los diagnósticos en hospitales

Los médicos de uno de los más importantes hospitales de la ciudad norteamericana de Boston realizaron un diagnóstico incorrecto en casi una cuarta parte de los casos de fallecimiento en el propio hospital, según un estudio que acaba de hace público la prestigiosa revista New England Journal of Medicine."Los diagnósticos erróneos no representan negligencia", señalan los autores del estudio, "sino que los avances de la medicina han dejado una zona de diagnósticos oscuros, lo que hace que la autopsia siga teniendo valor", según el informe.

"Esto significa que los investigadores echan la culpa de parte de los diagnósticos incorrectos a los avances hospitalarios, que logran prolongar la vida de pacientes que sufren, por ejemplo, de tumores o fallos en el riñón. Estos pacientes son curados de una enfermedad, pero quedan en una sitiuación mucho más vulnerables a otras enfermedades "complejas y difíciles de identificar, tales como infecciones por hongos", señala el informe.

300 autopsias

El estudio, basado en 300 autopsias realizadas en el hospital, también encontró que los médicos dejan de reconocer algunas enfermedades importantes al confiar demasiado en pruebas de diagnóstico nuevas.La investigación, llevada a cabo por el doctor Lee Goldman y cinco médicos y enfermeras en el Brigham and Women's Hospital y en el Harvard Medical School, fue proyectada en principio para demostrar que las autopsias siguen siendo válidas para ayudar a que los médicos aprendan a corregir sus de sus propios errores. Los investigadores señalan que el número de autopsias está disminuyendo de forma regular en los últimos años, lo que elimina un sistema de control sobre la eficacia de la clase médica.

Nuevas técnicas

Aunque las nuevas técnicas de diagnóstico, tales como los trazadores de ultrasonidos y radiactivos, y la técnica de rayos X conocida como tomografía axial computerizada, fueron introducidas durante el periodo contemplado en el estudio, que comparó casos de fallecimiento ocurridos en 1960, 1970 y 1980, estas técnicas no contribuyeron a hacer disminuir el número de fallos de diagnóstico. Alrededor de un 10% de las autopsias revelaron que si el diagnóstico hubiera sido el correcto se hubiera podido prolongar la vida del paciente. En otro 12% el diagnóstico fue erróneo, pero el tratamiento fue de todas formas el adecuado.Al citar la explosión actual de sofisticadas técnicas de diagnóstico, los autores señalan que en los casos en que sólo se utilizan los nuevos métodos, éstos "contribuyeron algunas veces de forma directa a un diagnóstico erróneo". El informe señala que las limitaciones de tales métodos deben ser contempladas "no como un menoscabo del valor de los nuevos procedimientos de diagnóstico, sino como una precaución contra una confianza excesiva en ellos".

El grupo de investigadores critica el escaso número de autopsias que se realizan en muchos hospitales, los cuales no desean ampliar esta práctica, ya que bastante difícil de justificar su necesidad y trasladar el coste a la familia del fallecido. Por otra parte, en caso de error de diagnóstico puede ocurrir que los familiares presenten una denuncia por negligencia. Los autores del informe concluyen que un alto porcentaje de autopsias es "vital para asegurar la calidad del cuidado médico".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 01 de mayo de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50