Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Jornadas iberoamericanas en Madrid

Los intelectuales de 'Encuentro en la democracia' estudian las bases para desarrollar la cultura común

El conocimiento de la cultura común y las diversas culturas iberoamericanas es el tema general que discutieron los miembros de la mesa cultural del Encuentro en la democracia, inaugurado ayer en Madrid. Concretamente fueron presentadas y discutidas las ponencias La importancia de conocerse, de Raúl Guerra Garrido; La nivelación de la historia en nuestros países, de Arístides Royo; La educación iberoamericana, de Fernando Durán; La cooperación España-Iberoamérica en el campo de la antropología, de José Alcina Franch y La cultura emergente: exilados y emigrantes, de Aurora de Albornoz.

En su intervención, el ministro español de Cultura, Javier Solana, que también preside la mesa cultural de este encuentro, hizo un llamamiento "para a iniciar estas jornadas con un nuevo espíritu y con el fin de sentar las bases de la inaplazable cooperación de todos los miembros pertenecientes a la misma comunidad lingüística".Para Solana se puede conseguir esta cooperación precisamente sobre la base común de la lengua y de las manifestaciones artísticas y se puede lograr de esta manera una cultura autónoma pero abierta al mundo que nos ha tocado vivir y atenta a las inquietudes y a los cambios. El ministro de Cultura dijo también que había que orientar esta cultura a todos los aspectos de la vida que hoy la integran: la cultura específicamente literaria, la superior y la popular, las formas más tradicionales, de expresión y creación, pero también las modernas tecnologías de la información, el cine, la televisión, la edición de libros... "Es hora", dijo, "de plantearnos, por ejemplo, la producción asociada de películas de televisión, la creación de agencias de noticias y la elaboración de planes educativos con juntos".

Tras el análisis que hicieron hecho los cincuenta participantes españoles e iberoamericanos en la mesa de cultura de los temas relacionados con el nivel actual de las relaciones culturales, la promoción educativa como base de un desarrollo cultural común, el analfabetismo como condicionante del desarrollo cultural básico, la cultura humanista y la cultura científica, la cultura en el exilio y el encuentro y desencuentro de los creadores culturales, las sesiones de hoy se centrarán en el análisis de las relaciones democracia-cultura y en las soluciones y satisfacciones para las necesidades culturales ibereroamericanas.

Manuel Scorza, escritor peruano, ha comenzado este encuentro con una gran curiosidad, un gran temor y un gran deseo. "Curiosidad por asistir a un diálogo entre España e Iberoamérica en unos momentos tan especiales de la historia de este país anfitrión en los que hay una apertura hacia nuestro continente".

El temor de Scorza se refiere "a que el congreso se convierta como tantos otros en un proceso retórico, en un intercambio de lugares comunes. En vísperas del V Centenario del Descubrimiento siento, a veces, la impresión de que los españoles no han descubierto todavía América ni los americanos han descubierto España. Nos han separado siglos de mentiras, de incomprensiones y de ignorancias cultivadas".

Manuel Scorza, residente desde hace tres meses en París donde está terminando de escribir el libro El descubrimiento de América, "desearia que se suprimiera la incapacidad de ver al otro, ya que, a veces, entre un hombre y la realidad se interpone la ideología religiosa, política o cualquier otra. Históricamente la imagen que tiene Europa de América no ha correspondido a la realidad porque siempre ha sido una imagen a través de la cual Europa, incluída España, proyectaba sus miedos, terrores y esperanzas. Y nosotros hemos visto a España a través del fondo de un túnel que fue el de la conquista y el de la leyenda negra

El profesor y diplomático venezolano Arturo Uslar Pietri participa en las jornadas "con mucho interés porque, entre otras cosas, ponen en contacto a muchas personas interesados en el análisis de los temas comunes que afectan a las comunidades iberoamericanas, que son las más numerosas y compactas desde el punto de vista cultural".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de abril de 1983