Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos policías yugoslavos, asesinados en Kosovo

Dos policías yugoslavos que patrullaban en la madrugada de ayer por el término municipal de Orahovac, en Kosovo, región autónoma yugoslava de mayoría albanesa, resultaron muertos por una ráfaga de metralleta que disparó contra ellos Ahmed Pacharini en una escuela local. Ayer se cumplieron, precisamente, dos años de las manifestaciones protagonizadas por nacionalistas de etnia albanesa, cuya represión costó la vida a nueve personas.Desde entonces, rebrotan de cuando en cuando en la zona las manifestaciones nacionalistas, aunque los fuertes contigentes de policía y ejército federales allí desplazados hayan logrado disminuir la violencia, sin conseguir por ello que desaparezcan las pintadas, las agresiones contra bienes y personas no albaneses e inexplicables incendios y averías industriales.

Los dos policías asesinados, de 23 y 27 años de edad y apellidos albaneses, entraron de madrugada en una escuela, donde dos maestros y un bedel estaban de guardia. Ahmed Pacharini, de profesión transportista, tomó la metralleta que uno de los guardias había depositado sobre la mesa y disparó contra la pareja. El comunicado oficial al respecto no califica todavía el acto de terrorista.

La revuelta nacionalista de los albaneses de Kosovo, etnia que constituye el 80% de la población de la zona, contra un 20% de eslavos, turcos y gitanos, reclamaba para su región autónoma el estatuto de república, en igualdad de condiciones con las otras seis repúblicas que forman la Federación Yugoslava.

Kosovo se habría convertido así en la única república federada de etnia no eslava. Para ello, Serbia, la mayor de las seis repúblicas yugoslavas, tendría que haber hecho cesión de sus derechos históricos sobre Kosovo, donde se encuentran muchos de los santos lugares medievales de los eslavos del sur. Además, las repúblicas tienen derecho constitucion al a la secesión. Temen los políticos federales que un día los albaneses de Kosovo pudieran dar el segundo paso: unirse a la limítrofe Albania.

La región autónoma de Kosovo es prácticamente una república, con derecho a bandera, universidad bilingüe, en albanés y serbio, presupuestos autónomos, ayuda federal por sus elevados índices de paro y subdesarrollo y fuerzas autónomas de policía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de abril de 1983