Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres secuestros desde la llegada del PSOE al Gobierno

Jesus Guibert Azkue es la tercera persona secuestrada en el País Vasco desde que el PSOE se hizo cargo del Gobierno. Saturnino Orbegozo y Mikel Echeverría, industrial e hijo de una familia de industriales, respectivamente, fueron secuestrados, según todos los indicios, por los octavos de ETA Político-militar, que en ambas ocasiones rechazaron la autoría de la acción. Unicamente la familia Echaverría pagó rescate.El 14 de noviembre del año pasado, Saturnino Orbegozo, industrial guipuzcoano de 69 años, fue secuestrado por dos jóvenes cuando salía de misa en la localidad de Zumárraga. La misma noche un comunicante anónimo reivindicaba para ETApm VIII Asamblea la autoría del hecho. Esta organización terrorista desmintió días después su participación en el secuestro, contra el que se manifestaron en varias ocasiones las poblaciones de Zumárraga y Urretxu y los propios trabajadores de la empresa Orbegozo S.A.

El 6 de diciembre se supo que los secuestradores pedían 600 millones de pesetas por la liberación de Saturnino Orbegozo.

El 30 de diciembre, cuando ya se temía un fatal desenlace, Orbegozo fue rescatado por la Guardia Civil en un refugio situado en Donamaría (Navarra).

Más corto fue el secuestro del joven Mikel Echeverría, rodeado también de las mismas dudas, confirmaciones y desmentidos sobre la paternidad, practicamente demostrada, de ETApm VIII Asamblea. La acción se producía días después de que el Gobierno manifestara su intención de perseguir la intervención de mediadores en los secuestros y el pago de rescate en los mismos.

Mikel Echeverría fue secuestrado el 10 de enero de este año en su domicilio de San Sebastián, por un comando que en principio pretendió llevarse a su padre, Patricio Echeverría, responsable directo de la empresa del mismo nombre. Tras una semana de cautiverio, en la que se produjeron varias manifestaciones de protesta en el País Vasco (una de ellas convocó a 12.000 personas en San Sebastián), Mikel Echeverría fue puesto en libertad el 17 de enero, después de que los intermediarios de la familia pagaran un rescate que se cifró entonces en 160 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de marzo de 1983