Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El palacio real de El Pardo ha sido habilitado como residencia para jefes de Estado extranjeros

El palacio real de El Pardo es a partir de ahora, una vez realizada una profunda rehabilitación y restauración, la residencia para jefes le Estado extranjeros en visita oficial a España. Fue inaugurado inicialmente en 1547 por Carlos V, y desde agosto de 1976 es utilizado como museo, condición a la que añade ahora su carácter de residencia para visitantes ilustres. El coste total de los trabajos, que han durado dos años ha sido de cuatrocientos millones de pesetas para la obra de restauración, y de 170 millones de pesetas, para mobiliario y decoración.

El palacio de El Pardo ha sido restaurado, interior y exteriormente, por el Patrimonio Nacional, rehabilitando zonas que estaban abandonadas y sin uso. Estas obras han afectado a todas las plantas y a todos los aposentos del palacio. Se han realizado nuevas instalaciones de fontanería, electricidad, megafonía, y detección de incendios, así como nuevas cocinas, con capacidad para dar una servicio de 400 comidas. En la planta principal están situados varios salones de pasos perdidos, decorados de forma dispar, donde se conjugan mobiliario del siglo XVIII, tapices del siglo XVI, y cristal y metacrilato del siglo XX, sin que se rompa la armonía clásica. Se encuentran también en el mismo piso las habitaciones principales de invitados y séquitos de más categoría, donde las rejillas del aire acondicionado se disimulan en las paredes y las neveras se camuflan en muebles de estilo.

El despacho de Franco

La suite real tiene dos dependencias. Por un lado, la habitación de la reina o primera dama, con, un lecho de grandes dimensiones cubierto con una colcha de seda; un mueble imperio con un juego de tocador de plata de la época de Carlos IV; y un tapiz tejido con hilos de seda y oro. La habitación contigua tiene dos camas de estilo imperio, y un tapiz de la Real Fábrica de estilo rococó con motivos chinescos.La residencia para jefes de Estado extranjeros incluye el que fue despacho del general Franco y la sala donde se celebraban los consejos de ministros durante el anterior régimen. El llamado Patio de los Borbones, construido por Sabattini, de unos 450 metros cuadrados de superficie, se ha cubierto con uña gran cúpula acristalada y ha quedado convertido en el gran salón de recepciones con capacidad para 300 personas.

Los primeros inquilinos de la residencia oficial serán los Reyes de Suecia, que llegarán a Madrid el proximo día 22. Para el mes de abril está prevista la llegada de los reyes de Noruega; y muy probablemente, aunque aún no se ha determinado la fecha, Fidel Castro será otro de los inquilinos del recinto habilitado para huéspedes extranjeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de marzo de 1983

Más información

  • Las nuevas instalaciones fueron presentadas ayer