Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El encargo del 'Guernica'

En el artículo "Revelaciones sobre el encargo a Picasso para pintar el Guernica", que publica su periódico el 12 de febrero, comenta José Aguilar el libro del profesor Fernando Martín sobre el tema. Durante tres años me he dedicado, por encargo del Gobierno español, a recuperar el citado cuadro, lo que me ha permitido conocer en la medida de lo posible las circunstancias que rodearon su encargo y ejecución.Quisiera por ello precisar los siguientes puntos: la iniciativa de encargar el mural a Picasso partió de José Renau, director general de Bellas Artes, que me narró personalmente, en Madrid, en junio de 1981, cómo esta propuesta fue inmediatamente aceptada por el Gobierno y financiada por Hacienda, quien se sirvió, por cierto, para lograr divisas, dificiles en tiempo de guerra, de la llamada Caja de Reparaciones del Cuerpo de Carabineros, nutrida por el porcentaje que percibían estos vigilantes de aduanas por las multas y sanciones en delitos de contrabando. Renau viajó a París para hacer el encargo a Picasso, quien acepto de inmediato a finales de 1936, muchos meses antes de producirse el bombardeo de Guernica en abril de 1937.

Las dimensiones del mural le obligaron, en efecto, a alquilar el estudio de la calle de Grands Augustins, donde los 3,50 metros de altura del bastidor hicieron necesario ponerle inclinado, tal como aparece en las fotografias realizadas entonces por Dora Maar. Dicho estudio no fue comprado por el Gobierno español para Picasso "como pago indirecto", ya que muchos años después, en los sesenta, se vio desahuciado de él por sus actuales propietarios. Me consta

Pasa a la página 12

El encargo del 'Guernica'

Viene de la página 11que para evitarlo pidió ayuda a Malraux, ministro de Cultura del general De Gaulle, y que no le perdonó su falta de apoyo. Tal fue una de las razones de que no acudiese a parís, a inaugurar la gran exposición que le dedicó el Gobierno francés en 1962.

Por la ejecución del Guernica y tras fuerte e inteligente insistencia del agregado cultural de la Embajada de España en París, Max Aub, Picasso aceptó 150.000 francos (unos 7.000 dólares en 1937). Este hecho, que pude conocer por mi tío el pintor Luis Quintanilla, jefe de los servicios de información de la Embajada en París con Araquistain en aquel entonces, me permitió localizar en 1980, con mucha suerte y bastante empeño, si no el recibo original, desaparecido, pruebas documentales del pago en escritos del embajador Luis Araquistain y el ministro de Estado Alvarez del Vayo. Gracias a ello pude entablar con los herederos y con el Museo de Arte Moderno de Nueva York una larga negociación que llevó a la entrega del lienzo. A él se añadieron, por expresa voluntad de donación de Picasso, encontrada en poder de su abogado Roland Dumas, los 62 estudios que lo acompañan hoy en el Casón.

Estas vicisitudes quedaron recogidas y documentadas en mi libro La odisea del "Guernica" (Editorial Planeta, 1981). / Cónsul general de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de marzo de 1983

Más información