Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno retrasará varias semanas cualquier decisión sobre un eventual descenso del precio de la gasolina

El Gobierno retrasará aún varias semanas cualquier decisión sobre un eventual descenso en el precio de la gasolina, dijeron ayer fuentes oficiales, que añadieron que no está previsto que el tema sea hoy abordado por el Consejo de Ministros. Es casi seguro, en cambio, que se acuerde el aumento de un 5,7% en el precio de los productos farmacéuticos. Por otra parte, las mismas fuentes admitieron que "es posible, aunque no probable", que el proyecto de ley de asistencia letrada al detenido sea aprobado en la sesión de hoy del Consejo, ya que se mantienen las diferencias de puntos de vista entre los responsables de las carteras de Justicia e Interior.

Cualquier posible baja en el precio de la gasolina y otros carburantes tendría que aguardar a que se produjera efectivamente el correspondiente descenso en el precio del barril de crudo por parte de Arabia Saudí, país de obligada referencia, especialmente para España. Una vez que este hecho se produzca, será necesario considerar el estado de la paridad peseta-dólar, indicaron medios gubernamentales.Aparentemente, el tema no ha sido tratado hasta ahora sino de pasada por los ministros, quienes lo abordaron en el último Consejo, pero sin profundizar, debido, según las explicaciones oficiales, a la discusión de la medida por la que se expropiaba el grupo Rumasa. De acuerdo con otras fuentes, los ministros no se muestran unánimes a la hora de considerar la necesidad o la simple conveniencia de proceder a este descenso en el precio de los combustibles.

Por lo que se refiere al proyecto de ley de asistencia letrada al detenido, la idea de que tal asistencia sea obligatoria sigue provocando algunas diferencias de opinión entre los titulares de Justicia e Interior, que deben presentar juntos el texto a sus compañeros de Gabinete. Esta obligatoriedad podría perjudicar en muchos casos, según medios del departamento que dirige Barrionuevo, la investigación policial, y ello mantenía bloqueado el proyecto. Este debería haber sido enviado a las Cortes, siguiendo las previsiones iniciales, hace ya una semana, pero el affaire Rumasa determinó también que no pudiese entrarse en profundidad en su contenido.

Sí se considera probable, en cambio, que el Gobierno acuerde hoy la subida de los precios de los productos farmaceúticos en una cuantía que girará entorno al 5,7%. Esta subida podría corresponder a la conclusión de un acuerdo con Pharma Industria, por el que ésta haría efectivos sus atrasos con la Seguridad Social, que ascienden a 13.000 millones de pesetas.

En cuanto a los nombramientos de nuevos embajadores pendientes, podrían ser aplazados, al menos muchos de ellos, hasta la semana próxima, ya que ayer el titular de Exteriores, Fernando Morán, se encontraba en Roma, y el subsecretario de este departamento, Gonzalo Puente, en Argel. Además, el palacio de Santa Cruz permanece aún a la espera de los placets de algunos Gobiernos a los nombres de los nuevos representantes españoles.

La situación de la siderurgia industrial

La de hoy es la penúltima reunión del Consejo de Ministros antes de que el Gabinete de Felipe González haya cumplido los primeros cien días de su mandato, efeméride que, según prevén los responsables de la Moncloa, supondrá la inauguración de un período de duras críticas a cargo de la oposición.Por su parte, la oficina del portavoz gubernamental prepara un informe, para ser distribuido entre los medios periodísticos, en el que se detallarán las actividades del Ejecutivo en este período, y se contempla la posibilidad de que el presidente González celebre, con este motivo, la segunda conferencia de prensa desde que tomó posesión del cargo.

Ante la escasez de temas concretos para ser abordados de inmediato, en medios gubernamentales se creía ayer que lo más probable es que el Consejo debata hoy los problemas más urgentes que tiene planteados, como la reconversión industrial en general y la situación que atraviesa la siderurgia integral, en particular. El Gobierno intentará, previsiblemente, iniciar una campaña de explicación sobre las salidas que prepara para el sector siderúrgico, cuyo mantenimiento, o al menos el de algunos de sus componentes, parece ser considerado como "insostenible" por el Gabinete.

Fuentes gubernamentales recordaron ayer que, por ejemplo, el Gobierno Calvo Sotelo tomó en 1981 el acuerdo de crear una comisión, integrada por sindicatos, patronal y administración pública, para tratar de resolver lo que ya se contemplaba como el "gran quebradero de cabeza" de la siderurgia integral. Pero la citada comisión ni siquiera llegó a reunirse una sola vez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de marzo de 1983

Más información

  • El Consejo de Ministros estudiará hoy la situación de la siderurgia industrial y subirá los productos farmacéuticos