Crítica:MÚSICACrítica
i

López Cobos dirige un programa Brahms no tópico

La conmemoración del 150 aniversario del nacimiento de Brahms, un compositor siempre presente en las temporadas sinfónicas, estaba suponiendo hasta la fecha una machacona reiteración de los conciertos y sinfonías que todos los melómanos conocen bien. Afortunadamente, la propuesta de la ONE en el pasado fin de semana reunía dos obras de frecuencia moderada- el Doble concierto y la Rapsodia para contralto- y otras dos de rara audición -Schicksalslied y Triumphlied-,- esta última, interpretada por la Orquesta Nacional por primera vez, prácticamente constituía un estreno para los madrileños.El maestro López Cobos, recibido con palpable afecto tras la noticia de su definitiva aceptación de la titularidad de la orquesta para fecha próxima, acompañó con corrección a los solistas de Doble concierto, pero se empleó con mayor finura musical y depuración sonora en la segunda parte de la sesión, integrada por los op. 54, 54 y 55, que forman una bellísima y variada (a la vez que coherente) trilogía sinfónico-coral. Logró empastar admirablemente a ambos conjuntos para ofrecer versiones que subrayaron perfectamente los matices expresivos de la música brahmsiana, evolutivos desde el concentrado intimismo y la severidad de la Rapsodia hasta el esplendor externo de ese Triumphlied, que nos muestra a un Brahms muy distinto. Su actuación confirmó otra vez sus dotes de excelente director y músico.

Obras de Brahms

Brahms: Doble concierto en la menor, op. 102, Rapsodia para contralto, coro masculino y orquesta, op. 53, Canto del destino, op. 54 y Canto del trounfo, op. 55 Víctor Martín (violín), Rafael Ramos (violonchelo), Anne Sofíe von Otter (contralto). Orfeón Donostiarra. Orquesta Nacional de España Director: Jesús López Cobos. Teatro Real, 18, 19 y 20 defebrero.

Víctor Martín y Rafael Ramos, primeros violinistas y violonchelista de la Orquesta, hicieron el Concierto en la menor con total solvencia: seguros en la afinación, perfectamente identificados en el fraseo, sin problemas de mecanismo. Un pequeño desequilibrio de presencia sonora a favor del violín sería el único aspecto que cuestionaría el crítico, identificado, no obstante, con la calurosa acogida tributada por el público a la interpretación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de febrero de 1983.