El Ayuntamiento de Zaragoza protesta por el servicio de Aviaco

El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha acordado elevar al Ministerio de Transportes su más enérgica protesta por el mal servicio que presta la compañía Aviaco en el aeropuerto de Zaragoza, diciendo hacerse eco del malestar de los zaragozanos. El acuerdo incluye la petición de que vuelva a ser Iberia quien se haga cargo de los servicios en este aeropuerto.

Las quejas se concretan especialmente en el enlace de la capital aragonesa con Madrid, pero de un modo general se protesta por la baja calidad de los aviones y la reducción de plazas.

No es la primera vez que la Corporación se pronuncia respecto a este tema. Aviaco, sustituyó el 1 de noviembre de 1982 a Iberia, que realizaba los vuelos del aeropuerto de Zaragoza desde su creación.

Réplica de la empresa

El Ayuntamiento y otras entidades trataron de evitar con sus protestas este cambio, sin conseguirlo. El Ayuntamiento lo recordó de nuevo ante la reclasificación del aeropuerto de Zaragoza, en el último lugar entre los españoles, considerada como error mecanográfico y corregida en un posterior Boletín Oficial del Estado, al estimar que entre ambos hechos existía una cierta relación.Por su parte la compañía Aviaco ha hecho pública una nota que sale al paso de las críticas recibidas en el pleno municipal. Según la nota, la calidad del material está totalmente garantizada y los aparatos que cubren el trayecto Zaragoza-Madrid son modelos nuevos, adquiridos directamente, excepto alguno comparado a la compañía Iberia, "pero en perfectas condiciones".

En cuanto a la suspensión de algunos de los vuelos que cubrían el recorrido, Aviaco explica que en noviembre de 1982 se cancelaron dos; en diciembre, catorce, y en enero, dieciséis, motivados siempre por las condiciones climatológicas. "Por la modernidad de nuestros aparatos", dice el comunicado, "y por la eficiencia del mantenimiento de los mismos, Aviaco se encuentra al nivel de las primeras líneas de Europa".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS