Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'comisión Brandt' advierte sobre los peligros de una grave crisis económica mundial

La Comisión Independiente para los Problemas del Desarrollo Internacional, llamada también comisión Norte-Sur, presentó ayer en Bonn su segundo informe, en el que advierte sobre los peligros de una crisis económica mundial similar a la de los años treinta y pide que se apliquen medidas económicas contra la depresión.

El presidente de la comisión, Willy Brandt; el ex primer ministro británico, Edward Heath, y el secretario general de la Commonwealth, Shridath Ramphal, presentaron el segundo informe de la comisión Norte-Sur, que se publicó simultáneamente en inglés (Crisis común Norte-Sur: Cooperación para la recuperación mundial) y alemán (Ayuda en la crisis mundial. Un programa inmediato).

Una carta a los presidentes de Gobierno de los países del mundo implicados en la crisis acompaña al informe publicado ayer. Brandt dijo ayer en Bonn que "nuestro informe es la reacción al creciente empeoramiento de la situación económica mundial y proponemos una serie de medidas, una especie de programa mínimo que debería ser aplicado inmediatamente por los Gobiernos e instituciones internacionales".

La comisión propone que se inicie la discusión sobre el programa "para evitar no sólo la depauperación de los países del Tercer Mundo, sino también la quiebra de la economía mundial".

Crítica al proteccionismo

La comisión se pronuncia en contra de las limitaciones al comercio mundial a través de nuevas medidas proteccionistas, así como por una ayuda a los países subdesarrollados para que consigan un nivel más alto de autoabastecimiento en alimentos y energía y por la mejora de los mecanismos negociadores Norte-Sur.El nuevo informe se diferencia del anterior en que no considera todos los aspectos de la relación Norte-Sur, sino "especialmente los problemas de las balanzas de pagos de los países subdesarrollados y su repercusión sobre los industrializados".

La comisión Brandt propone una serie de pasos urgentes:

1. Elevar inmediatamente los medios disponibles del Fondo Monetario Internacional (FMI).

2. Renovar las obligaciones de los países industrializados adquiridas en las reuniones de ministros del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) para oponerse a las exigencias de medidas proteccionistas.

3. Mejorar y ampliar la financiación de proyectos agrícolas, en apoyo de las estrategias nacionales para el abastecimiento de productos alimenticios. para ello, la comisión recomienda que se tomen medidas para asegurar el abastecimiento internacional, contra el pillaje ecológico y para ampliar la investigación en el sector de la agricultura.

4. Crear una agencia internacional de energía para mejorar el autoabastecimiento de los países subdesarrollados.

5. Mejorar el procedimiento de las negociaciones Norte-Sur, que en su forma actual supone un obstáculo en el camino de la solución de los problemas más importantes de la economía mundial.

Brandt dijo ayer en Bonn que la comisión teme que la crisis económica camina hacia una recesión que cada vez se parece más a la crisis económica generalizada de los años treinta. La comisión considera que "necesitamos pasar de la política de la lucha contra la inflación a una política que impida la depresión".

Se dice con frecuencia que en la situación actual, declaró Brandt, "son las doce menos cinco. Esta imagen es falsa. No caminamos hacia la crisis de forma cronológica, sino a pasos cada vez más rápidos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 1983