Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reivindicación del carácter cultural de la figura del gran duque de Alba

Jesús Aguirre , duque de Alba, pronunció el pasado viernes una conferencia en el Instituto de Humanidades de Zaragoza, en la que trazó el perfil humanista de su antecesor, el gran duque. Aguirre, experto en temas culturales e históricos europeos, denunció la leyenda negra que se ha asociado con aquel militar aristócrata, para resaltar su labor humanista, su interés en el progreso cultural y científico de su tiempo y su estrecho contacto con algunos de los más ilustres intelectuales del siglo XVI.Para Jesús Aguirre, se ha exagerado el aspecto bélico del gran duque: "En la conciencia de la época del gran duque, la guerra estaba ligada a la defensa de la patria. No por ello se dejó de sentirla como un infortunio". Señaló que en varias ocasiones aquel duque de Alba Impidió saqueos de sus mal pagadas tropas. Aguirre también resaltó el honor del duque: "Alba no fue nunca un cortesano. Despreciaba incluso esa sinuosa modalidad de servicio a la Corona. Los cortesanos movieron guerra contra el guerrero. En la campaña portuguesa, el duque suprime el equipamiento de lujo de los nobles que a ella acudieron. Se vengaron éstos deslizando contra él en los reales y tacaños oídos la calumnia de la malversación de fondos".

El actual duque recordó los contactos de su antecesor en el campo cultural: lo considera un "erasmista epitelial del Renacimiento". Precisamente Erasmo de Rotterdam intercambió cartas con Juan Luis Vives sobre la educación del joven duque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de enero de 1983