Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Plan para convertir un pueblo próximo a Salamanca en una ciudad de 35.000 habitantes

Santa Marta de Tormes, un municipio colindante con el de Salamanca, podrá pasar de tener 2.700 habitantes a tener 35.000, si se aprueban las Normas Subsidiarias de Planeamiento en la próxima reunión de la Comisión Provincial de Urbanismo de Salamanca. Un 35% de su suelo -hoy fundamentalmente rústico- se destinará a la construcción de viviendas, y el casco urbano consolidado cambiará de fisonomía casi totalmente.

El Colegio de Arquitectos y el Ayuntamiento de Salamanca han presentado sendas alegaciones contra las Normas de Santa Marta, pero la urgencia con que se tramitan permitirá su aprobación definitiva antes de que se produzca el relevo de titulares de las delegaciones ministeriales que forman la Comisión de Urbanismo.Los recelos ante el liderazgo de la capital impulsaron, en principio, a Santa Marta a elabora

una normativa propia, al margen del Plan Comarcal del Ayuntamiento de Salamanca. Aunque a esta preocupación parece haber se unido la oposición política entre la diputación, gobernada por UCD y el ayuntamiento de la capital, regido por mayoría de izquierda.

La oposición del Ayuntamiento de Salamanca y del Colegio de Arquitectos a la aprobación de dichas Normas elaboradas bajo la dirección de la Diputación Provincial, se justifica en base a la ausencia en las mismas de un estudio sobre el crecimiento de la población de Santa Marta.

Mientras la memoria de las Normas considera este desarrollo "imprevisible", el proyecto admite la construcción de hasta 8.800 viviendas en total. A ello, los alegantes añaden la falta de un planteamiento comarcal en la elaboración del proyecto, que sí ha presidido y condicionado la calificación del suelo en el Plan General de la vecina Salamanca, hoy aprobado provisionalmente.

El Colegio de Arquitectos considera además que el ejercicio de sus profesionales será, en el casco consolidado de Santa Marta, una tarea casi imposible.

Destrucción del paisaje del Tormes

Por su parte, el Grupo Socialista de Urbanismo ha acusado a los responsables de la redacción, dirigidos por un arquitecto de la corporación provincial, de contrariar los fines del Urbanismo y el espíritu de la Ley del Suelo, ya que la memoria de la normativa de Santa Marta establece que la calificación del suelo del municipio se ha realizado de forma "absolutamente flexible y en función de la iniciativa privada". Además, el ayuntamiento salmantino apunta la destrucción de los recursos naturales de las márgenes del río Tormes, que traerá consigo la urbanización del suelo de regadío e interés paisajístico.El Ayuntamiento de Santa Marta aprobó provisionalmente las Normas el mismo día en que finalizó el plazo de información pública. También ese día se convocó la comisión provincial de Urbanismo que, sin embargo, no aprobó las Normas, al contar con los informes negativos emitidos por la ponencia técnica. Pese a que esta comisión suele reunirse cada mes y medio, ha vuelto a convocarse para el próximo día 10 de enero.

Expectativas

El núcleo urbano de Santa Marta de Tormes se une prácticamente al de Salamanca a través de la carretera de Madrid. La expansión del pueblo ha provocado la creación de fuertes expectativas entre propietarios de terrenos y constructores salmantinos, algunos de los cuales ya han previsto importantes inversiones. En el casco urbano ya consolidado, sin embargo, el Colegio de Arquitectos estima que no podrán concederse licencias directas de construcción a partir de la entrada en vigor de las Normas Subsidiarias de Santa Marta, porque la propiedad actual quedará inidentificable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de diciembre de 1982