Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tercer premio dejó en Barcelona 2.400 millones de pesetas

Barcelona copó prácticamente todo el tercer premio del sorteo extraordinario, unos 2.400 millones de pesetas, y todas las series menos una de un quinto premio, otros 240 millones. Ambos fueron vendidos por la, administración número 27 de la plaza de Urquinaona. El champán corrió en el barrio barcelonés de Viviendas del Congreso, en las naves de la fábrica Lámparas Zeta y en la administración Valdés, en La Rambla, que ha repartido varias series de un cuarto premio y 40 series de otro quinto premio.

Dos de las poblaciones más afectadas por las recientes inundaciones, La Pobla de Lillet y Guardiola de Berga, han sido compensadas por la suerte con ochenta millones de pesetas.La práctica totalidad del tercer premio del sorteo extraordinario de Navidad recayó en una sola administración de lotería barcelonesa, que vendió cuarenta series completas. Los 2.400 millones de pesetas que acarrea el número 57.051 se han repartido en su tercera parte en el barrio Viviendas del Congreso. En total, las administraciones de lotería catalanas han repartido algo más de 3.000 millones de pesetas: 40 series del tercer premio, vendidas en Barcelona; 2 series de un cuarto premio, también en Barcelona; otra serie del mismo premio, que ha viajado a Alguaire (Lérida); 40 series de un quinto premio, que han ido a parar, en su mayoría, a la fábrica Lámparas Zeta y otras tantas de otro quinto premio, vendidas en La Rambla barcelonesa; finalmente, varias series de los otros dos quintos premios han sido repartidas en Barcelona, L'Hospitalet de Llobregat y Lloret de Mar.

La parroquia de San Pío X del barrio barcelonés Viviendas del Congreso ha sido el punto del que ha partido la lluvia de más de setecientos millones distribuidos profusamente entre el vecindario. El párroco de San Pío X, Lluís Brossa, una persona diminuta y amable, exhibía incansable a mediodía de ayer una de las participaciones de cuarenta pesetas libradas por él en días pasados y distribuidas entre los comercios de la zona.

El párroco aún echaba cuentas en la tarde de ayer para saber qué parte de las doce series adquiridas para la venta se habían quedado en las arcas eclesiales.

Primero agua, luego millones

Los ochenta millones del tercer premio que han viajado a La Pobla de Lillet y Guardiola de Berga son la contribución que este año aporta la lotería a la superstición. Estas son precisamente dos de las poblaciones más afectadas por las inundaciones de principios de noviembre. El portador de la suerte fue un empleado de las minas de Figols, Tomás Casas, a quien le han correspondido nada menos que 16 millones de pesetas.

La dama de la suerte

María Angeles Raso, titular de la administración de lotería de la plaza Urquinaona que repartió la suerte en Barcelona, vivió ayer uno de los días inolvidables de su vida. Asediada por las cámaras y las preguntas de los periodistas, en medio de los corrillos de curiosos que aguantaba a pie firme el algente matutino, resplandecía de felicidad.Ni uno de los millones que como intermediaria del azar han pasado por sus manos quedará en sus bolsillos. Pero ello no le impidió mostrar su satisfacción profesional. "Lo importante es compensar al cliente de las largas esperas en las colas", comenta. Pequeña y nerviosa, el cabello gris armonizando con el color de su chaqueta de lana, María Ángeles Raso alcanzó ayer su consagración como lotera. "Desde 1970 soy la titular de la administración, aunque he trabajado en esto desde pequeña", recuerda. Toda la vida dedicada a la venta de números, tiras y décimos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de diciembre de 1982

Más información

  • 240 millones de pesetas en un quinto premio