Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El triunfo socialdemócrata en Hamburgo sorprende en los medios políticos de la RFA

El resultado de las elecciones en la ciudad-Estado de Hamburgo, calificado de sensacional y terremoto electoral, abre una perspectiva de incertidumbre sobre el resultado de las elecciones federales del próximo 6 de marzo, aunque las características de Hamburgo no pueden considerarse representativas para el resto de la República Federal de Alemania. Hamburgo siempre fue, salvo fracasos aislados, un baluarte socialdemócrata. El éxito sorprendió a la propia empresa del Partido Socialdemócrata (SPD), que no esperaba ni remotamente un triunfo tan espectacular, un 51,3% de votos, 8,6% más que el pasado 6 de junio.

El éxito del SPD se debe en primer lugar a la elevada participación electoral, con un 84%, la mayor de toda la historia en Hamburgo en unas elecciones para el Parlamento de la ciudad Estado. El SPD, en la oposición en Bonn, consiguió movilizar a sus electores, que en las pasadas elecciones habían permanecido en casa, aburridos con la política del partido en el Gobierno. El ex presidente Helmut Schmidt jugó un papel importante, al conseguir votos por el llamado efecto compasión con el político traicionado por los liberales del ministro de Exteriores, Hans-Dietrich Genscher.

Nueva derrota liberal

Los liberales (FPD), con un 2,6% de votos, seguirán fuera del Parlamento hambugués, con el agravante de haber reducido casi a la mitad su porcentaje del 4,9% hace seis meses. El FPD está pagando las consecuencias de su cambio de pareja en Bonn y la caída de prestigio de su presidente Genscher, el político con índices más bajos de aceptación hoy día en la RFA. La perspectiva para el FDP cara al 6 de marzo es muy negra. También lo tienen mal los verdes. En Hamburgo, la lista verde y alternativa (GAL) ha perdido casi un 1% respecto al pasado 6 de junio. Con un 6,8%, la GAL todavía tendrá ocho escaños (uno menos), pero la elección de Hamburgo ha demostrado que los verdes tienen pocas posibilidades a escala federal con el SPD en la oposición.Los verdes crecieron con los votos de castigo a la política atómica y militar del SPD en el Gobierno, pero, liberado de los imperativos categóricos del poder y del canciller Schmidt, el SPD ha recuperado parte de sus votantes tradicionales, que se habían ido a las filas ecologistas y pacifistas. Precisamente esos votos son los que necesitarían los verdes para rebasar la barrera fatídica del 5%, que da derecho a tener representación parlamentaria en la RFA.

Ausencia de Kohl

Los democristianos (CDU-CSU) pasarán a la oposición con el fracaso de Hamburgo, donde pasaron de un 43,2% hace seis meses, cuando estaban en la oposición en Bonn, a un 38,6% ahora que gobiernan la RFA.El canciller Helmut Kohl (CDU) no se presentó, hecho insólito, la noche del domingo a la ronda de presidentes de partido en la televisión por motivos familiares. Kohl no quiso extenderse en explicaciones sobre sus motivos, pero ayer en Bonn compareció en una conferencia de Prensa, donde intentó buscar justificaciones al fracaso de Hamburgo, a los ochenta día de su llegada al poder. El resultado de Hamburgo deja en el aire lo que ocurrirá el próximo 6 de marzo en las elecciones federales. Las cosas no van algo más difícil. Al mismo tiempo se esboza para el Bundestag la perspectiva del bipartidismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de diciembre de 1982

Más información

  • Nueva derrota de los liberales y retroceso de los ecologistas