Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tres frentes de la política exterior del Gobierno socialista

La verja de Gibraltar se abrió de madrugada tras 13 años de bloqueo

Gibraltar, las relaciones Madrid-Washington y Marruecos constituyen tres puntos destacados de la actualidad política. Después de trece años de aislamiento decretado por el general Franco, pasada la medianoche de ayer la verja de Gibraltar fue abierta para el tránsito peatonal, en cumplimiento del acuerdo adoptado en en el primer Consejo de Ministros del Gabinete socialista. Alrededor del mediodía de hoy llega a Madrid el secretario de Estado norteamericano, George Shultz, quien se entrevistará, entre otras personalidades, con el presidente del Gobierno, Felipe González, lo que constituye el primer contacto de alto nivel de la Administración Reagan con la nueva situación española. Finalmente, el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Mohamed Bucetta, afirma que no hay ningún cambio de actitud en el contencioso de Ceuta y Melilla.

Pasadas las campanadas de la medianoche, a las cero horas de hoy, se abrió la verja de Gibraltar, después de trece años de interrupción de comunicaciones con la colonia británica desde el lado español. En el momento de la apertura, esperado con ansiedad por los habitantes de la vecina ciudad de La Línea, unas quinientas personas se hallaban concentradas en los alrededores de la frontera, deseosas de saludar a sus familiares o amigos al otro lado de la verja. A primera hora de la noche, la medida decretada días antes por el Gobierno de la colonia británica de cerrar la frontera de una a seis de la madrugada fue cancelada por presiones de las autoridades de Londres.

La apertura de la verja se produjo entre la emoción de las personas concentradas y de las primeras que atravesaron la frontera. Francisco Romo Martín, un linense de 52 años, fue el primero en pasar desde el Peñón, adelantándose en el último momento a Carmen Worb, mientras se descorchaban botellas de champaña y una tuna amenizaba el histórico acontecimiento. Hacia la una de la madrugada, unas cien personas esperaban a ambos lados para poder franquear la verja.La frontera hispano-británica permanecerá abierta las veinticuatro horas del día, con las únicas restricciones de permitir un solo viaje peatonal por persona al día y de limitar el acceso a la colonia británica desde suelo español a los residentes gibraltareños con pasa porte británico y a los visitantes con pasaporte español. La apertura de la verja estuvo precedida de cierto recelo, tanto por parte gibraltareña como española. En ciertos sectores del Peñón se hablaba ayer de un boicoteo al paso en dirección a La Línea; pero tal medida, procedente de algunos grupos relacionados con la hostelería y el comercio, no parece que vaya a tener éxito.

En relación con este tema, el presidente del Gobierno, Felipe González, en conversación con un grupo de periodistas norteamericanos, ha dicho que su Gabinete vería más favorablemente su continuidad en el seno de la OTAN si se produjeran avances en la larga disputa hispano-británica de Gibraltar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de diciembre de 1982

Más información

  • Londres impone a la colonia la apertura durante 24 horas