Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garret Fitzgerald, un político pulcro

Garret Fitzgerald, el probable nuevo primer ministro irlandés, tiene la reputación de ser un hombre pulcro en términos políticos pero no físicos. En esto se diferencia de su rival Charles Haughey, uno de los hombres más ricos y polémicos de la República de Irlanda.

De 56 años de edad, Garret Fitzgerald vivió en Francia largas temporadas, dando clases de Economía. Esta era su profesión, que alternó con la de periodista. Entró en la vida política en 1964, y nueve años después, decidió dedicarse por completo a ella. Ministro de Asuntos Exteriores en 1973, participó en las conversaciones de Sunningdale para intentar lograr una solución pacífica al problema del Ulster. Fue presidente del Consejo de la Comunidad Económica Europea de enero a junio de 1975.

En julio de 1977 fue elegido, por unanimidad, líder del partido Fine Gael, y brevemente, de junio de 1981 a febrero de 1982 encabezó un Gobierno minoritario de coalición con el pequeño Partido Laborista. De nuevo en la oposición, Fitzgerald lanzó su cruzada para reformar la Constitución del Eire. Quiere suprimir la referencia constitucional al objetivo de una Irlanda unida, al tiempo que propone la idea de una Irlanda confederal, en la que el Norte conservaría una amplia autonomía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de noviembre de 1982