Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC teme perder en el futuro la alcaldía de Barcelona si Serra es nombrado ministro

El socialista Pasqual Maragall, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona y miembro de la ejecutiva del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), será el sustituto de Narcís Serra en la alcaldía barcelonesa, cuando, a primeros de diciembre, éste pase a desempeñar las funciones de ministro de Defensa del primer Gobierno socialista de Felipe González. Maragall ocupará el sillón de alcalde merced al mecanismo sucesorio que, prácticamente de manera automática, se pondrá en marcha tras la dimisión de Serra. Para su elección cuenta con los ocho votos de los concejales comunistas del PSUC y con los dieciséis de su partido, frente a los dieciocho que suman Convergència, Centristes y Esquerra Republicana.

La necesidad de Felipe González de integrar a Serra en su. primer Consejo de Ministros ha abierto en el seno del PSC, según fuentes fidedignas, "una diricil dinámica para impedir que se pierda incidencia electoral y que CiU gane el Ayuntamiento barcelonés, cuando dentro de pocos meses se celebren las elecciones municipales". El principal problema que se plantea no es cubrir el período de interinidad, "que está absolutamente resuelto y decidido con Maragall", sino designar al hombre que encabece la candidatura municipal por Barcelona. Conviene recordar que, en el contexto de la política catalana, el área de poder que representa el Ayuntamiento barcelonés, es la segunda en. importancia, tras la Generalitat, y el puesto de alcalde, el segundo cargo político de Cataluña.Las fuentes consultadas por EL PAIS reflejan el temor de que "por razones de Estado" se vaya a dejar que Convergència consiga el control del Ayuntamiento de Barcelona, que, según como se aborde la reforma de la ley de Administración Local, podría conllevar también la pérdida de la Diputación provincial, hoy en manos socialistas. La dirección'del PSC, según estos informantes, cree que el partido de Pujol tratará "de aprovecharse de esta situación. Están a la expectativa y podrían llegar a presentar como candidato a Miquel Roca en lugar de Ramón Trías Fargas. Ante Roca existe el riesgo palpable de que perdamos, sea cual sea el candidato que releve a Serra".

Las informaciones recogidas por este diario apuntan a que en el momento de las elecciones será también Maragall el candidato socialista al consistorio, sin excluir. "otras operaciones" y matizan que el grado de concreción de esta decisión aún no es muy alto. Por el momento, el primer secretário del PSC, Joan Reventós, "defiende abiertamente la candidatura de Maragall; otro tanto pasa con el líder de la familia que controla el aparato del partido, Raimon Obiols, quien siente verdadera debilidad por el teniente de alcalde, con el que mantiene excelentes relaciones, al igual que Reventós". En efecto, Maragall es el candidato de una parte del partido, asumido además personalmente por la casi totalidad del PSC, que tiene de él "una excelente opinión. Se le considera honrado, popular y preparado". El alcalde interino, como ya se le puede llamar, es además uno de los más destacados colaboradores de Serra, y figura en el área municipal del partido que éste dirige desde el último congreso del PSC.

Sólo hay tres nombres

La sustitución de Serra se planteó en reuniones de los dirigentes más cualificados de la dirección del PSC, inmediatmente después de conocerse lá oferta de Felipe González. La opinión que puso de manifiesto el todavía alcalde fue que sólo había tres personas claras para sustituirle: Maragall, el actual portavoz parlamentario, Lluis Armet, y el presidente de la Diputación de Barcelona, Francesc Martí. Esa opinión parece estar asumida ahora por la práctica totalidad de los órganos de dirección de los socialistas, aunque el tema ha quedado abierto y sometido a análisis; quizás podría empezar a concretarse en la próxima reunión del Consell Nacional del partido, previsto para finales de mes, poco antes de la dimisión de Serra, aunque hasta mediados de diciembre no se espera nada definitivo.

Descartado Martí, quien ya desde el principio dejó claro que su opción no pasaba por ir a la alcaldía, ya que su imagen era esencialmente buena en las comarcas barcelonesas (merced a la política de la Diputación dirigida a esas zonas), pero no en la ciudad de Barcelona, porque por voluntad política del partido se le había reservado esta área a Serra, sólo aparece con posibilidades la opción de Armet, también miembro de la ejecutiva. "El que el candidato,sea Armet o Maragall, aunque parece que finalmente se responsabilizará al segundo, no va a ser el resultado de lo que pesen las familias que apoyen a cada uno, será esencialmente una decisión política".

Uno de los pocos factores negativos que se considera en la opción Maragall es su condición de jefe del personal municipal, unos 25.000 funcionarios contando los colectivos municipalizados como Transportes, sensibilizados contra él fundamentalmente por la reforma administrativa que el PSC ha llevádo a cabo en el Ayuntamiento de Barcelona.

"Maragall ha tenido que hacer un papel duro en el área de personal, colectivo que puede mover por extensión unos 100.000 votos. Eso puede ser un obstáculo, aunque combatible políticamente durante los meses que actúe como alcalde interino".

De Armet se alaba su capacidad de gestión (sustituyó a Serra en la Consellería de Obras Públicas durante la etapa Tarradellas), el que sea "un buen polemista" y su capacidad de economista. Las fuentes informantes dudaban de todas formas que Armet aceptara este puesto de candidato y precisaban: "Todo va a depender en buena parte del estado de ánimo de Maragall, sensibilizado precisamente para irse a Madrid (Felipe González estaba de acuerdo en que ocupara una subsecretaría o dirección general en Administración Local), al que de pronto le cae encima una nueva tarea.

Parece de todas maneras queya se ha mentalizado para ello.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de noviembre de 1982

Más información

  • Pascual Maragall puede ser el candidato del PSC en las elecciones municipales