Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México obtiene un crédito de urgencia de 1.000 millones de dólares

México ha obtenido un crédito de urgencia de mil millones de dólares a cargo de un grupo selecto de bancos internacionales, que también ha permitido al país azteca hacer frente sólo a los intereses de su deuda exterior hasta el próximo marzo, informa el New York Times. Jesús Silva Herzog, ministro de Finanzas mexicano, ha declarado que México no podrá devolver principal de su deuda hasta entrado el año 1984.

El acuerdo de los principales acreedores de México para inyectar mil millones de dólares de emergencia en el Tesoro mexicano fue revelado ayer en la capital azteca, una vez que fuera ratificada por el Gobierno la oferta bancaria para hacer frente exclusivamente, durante seis meses, a los elevados intereses de su deuda exterior. Este compromiso permite a los bancos esperar a que el próximo presidente mexicano, Miguel de la Madrid, presente su programa económico después de jurar su cargo el próximo primero de diciembre.En cualquier caso, el ministro de Finanzas saliente, Silva Herzog, manifestó en la capital azteca que México no tendrá más remedio que iniciar conversaciones con la banca para acordar una reestructuración completa de su deuda exterior. Estas negociaciones, sin embargo, no se abrirán, presumiblemente, hasta los primeros meses de 1983, una vez que haya quedado configurado el nuevo Gobierno.

Las noticias sobre la previsible renegociación de la deuda exterior mexicana se han materializado días después de que el Gobierno reconociera que deberá pagar 20.500 millones de dólares en 1983, solamente en principal, de los que 8.500 millones son deuda a corto plazo. Además de estas cantidades, los intereses serán del orden de los 12.000 millones, aunque la cifra podría bajar algo en función de los tipos de interés. En esta situación, el crédito de casi 4.000 millones de dólares que México recibirá del Fondo Monetario Internacional (FMI) servirá tan sólo para que la nueva Administración tenga un período de respiro que le permita poner en marcha un tímido programa de austeridad durante las primeras semanas de su mandato. En estos momentos, el FMI ha estado negociando con los principales bancos acreedores de México los detalles del paquete de ayuda que recibirá el país azteca para restablecer el calendario de pagos de su deuda exterior.

Los principales bancos acreedores, representados por el Chase Manhattan Bank, han aceptado completar la oferta del FMI con otro crédito de mil millones, que permitirá a México disponer de un período de gracia de seis meses en la amortización de principal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de noviembre de 1982

Más información

  • El país azteca sólo pagará intereses de su deuda exterior en 1983