Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Vamos a integrarnos en la vida política para defender lo que pensamos", afirman Joseba Aulestia y Miren Alcorta

"Después de diez años de llevar una vida así, cuesta asimilar nuevas formas y modos de vida que no se parecen en nada con lo anterior. Sólo tenemos una idea clara: que así ya no podíamos continuar, que no tenía sentido. Vamos a integrarnos en la actividad política para defender y exponer lo que pensamos", según han declarado al periódico Tribuna Vasca, Joseba Aulestia (Zotza) y Miren Lourdes Alcorta (Argí), quienes desde el pasado jueves junto con otros miembros de ETApm VII Asamblea hicieron pública la disolución de esta organización para reintegrarse a la sociedad civil y a la vida política democrática.

Tanto Miren como Joseba, quienes tienen un hijo de 18 meses, Oinatz, (Huella) y que según los archivos policiales han participado juntos en numerosas acciones aunque nunca han sido en atentados mortales ni en delitos de sangre, reconocen, no obstante, que alguna noche han compartido sus sueños con una "star" e incluso con alguna "stein" o un "m-16".A ambos les preocupaba el futuro de su hijo porque no querían tenerlo influenciado por su relación con ETA. "Nos era imposible mantenerlo al margen. No sabemos cómo hubiéramos encontrado la tercera vía".

"No es fácil vivir de esa forma", afirma en la entrevista Joseba Aulestia, "pero no había otro remedio. Nunca he tenido un sitio estable donde dejar mis pertenencias personales, mis libros... militaba para la organización las 24 horas deI día". Joseba cuenta que apenas si tiene relaciones humanas "no conoces el nombre, ni la identidad de los compañeros de piso, sólo nos conocemos por un apodo. El círculo es muy cerrado y las reuniones con otros miembros de la organización las hacíamos con capuchas y así era imposible el más mínimo contacto humano".

Miren, por su parte, señala en esta entrevista que "era una militante más en la organización y nunca me he sentido discriminado por ser mujer, mi labor ha sido la de crear infraestructura y participar en acciones".

"Ahora", afirman ambos, "nos sentimos entusiasmados por redescubrir los encantos de la vida. Los hemos sentido pero no los hemos gozado". Ambos son conscientes de lo que les espera, buscar un trabajo, estabilizarse. Miren piensa hacer Bellas Artes. "La organización nos daba un sueldo que nos era justo suficiente para desenvolvernos", señala Joseba Aulestia, "pero eso ya se ha acabado. Ahora contamos con una caja de resistencia y aguantamos como podemos hasta que la situación se normalize".

Los componentes de la VII Asamblea de ETA Político-militar celebraron su adiós a las armas el pasado viernes, en Biarritz, con una cena a la que asistieron varios centenares de personas, y entre ellas, los dirigentes de Euskadiko Ezkerra Juan María Bandrés, Mario Onaindía y Roberto Lertxundi, según informa José Luis Barbería. En un ambiente festivo, donde se sucedían los abrazos y las palabras emocionadas, los antiguos militantes de ETA anunciaron su decisión de solicitar la entrada en Euskadiko Ezkerra, mientras se escuchaba la canción de Miguel Ríos Bienvenidos.

En mitad de la cena, varios encapuchados irrumpieron en la sala portando una pancarta, en la que se leía: "No nos arrepentimos", originando un cierto revuelo. Los encapuchados giraron a continuación la pancarta, para mostrar la frase que conteníaen su reverso: "...de estar en EE", dando paso a las risas y aplausos. Joseba Aulestia, Zotza, uno de los hombres más cualíficados de ETA Político-militar, comentó, jocoso: "Se nota que éstos no son de los nuestros, porque nosotros últimamente llevábamos siempre capuchas rojas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de octubre de 1982

Más información

  • Dos ex 'etarras' cuentan sus proyectos en una entrevista