Las autoridades de Portugal rechazan las acusaciones del Ayuntamiento de Gijón

El consulado de Portugal en Gijón anunció ayer oficialmente que su país no aceptará ninguna expulsión de los portugueses que residen en condiciones infrahumanas en esta ciudad y responsabilizó al ayuntamiento de violar un acuerdo contraído con las autoridades portuguesas, según el cual los habitantes de Villacajón (Tremañes) serían trasladados al poblado de San Juan.Alberto Menéndez, cónsul de Portugal en Gijón, aseguró ayer a este periódico que las autoridades del país vecino y el Ayuntamiento de Gijón habían llegado al acuerdo de aportar cinco millones de pesetas cada uno para comprar al arzobispado los terrenos de San Juan y reconstruir un conjunto de módulos prefabricados a los que irían a vivir los portugueses de Villacajón.

"Por eso", agrega Alberto Menéndez, "nos hemos visto gravemente sorprendidos cuando leímos en la Prensa que el Ayuntamiento de Gijón pensaba expulsar a quinientos portugueses. Inmediatamente fui a ver al alcalde, José Manuel Palacio, quien me dijo que no podía hablarse de la existencia de acuerdo alguno, sino de una declaración de buena voluntad. Al el a siguiente, me entrevisté con el presidente de la comisión municipal de bienestar social, Luis Aurelio Sánchez, y éste afirmó, por el contrario, que el acuerdo se mantenía, aunque puso ciertas objeciones. Todo ello revela que el ayuntamiento ha cambiado de criterio y que lo que realmente pretende es la expulsión de todos los portugueses del barrio de Tremañes".

El cónsul afirma que Portugal recibe siempre con los brazos abiertos a todos su súbditos, pero que no está dispuesto a aceptar su expulsión del municipio gijonés, dado'que los problemas que éstos plantean son competencia del Gobierno español.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS