Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se suicida tres meses después de que su marido fuera asesinado

María Dolores Berisa Martínez, viuda de un vinatero afincado en la localidad vizcaína de Santurce, que fue asesinado hace tres meses en un atentado terrorista, falleció ayer tras arrojarse desde un sexto piso.El atentado que había costado la vida a su marido, Rafael Vega, de 48 años, propietario de un almacén de vinos y licores, se produjo el pasado 5 de junio. Dos encapuchados penetraron en su establecimiento y, sin mediar palabra, efectuaron nueve disparos contra él. Aunque el atentado fue en principio atribuido a ETA, en base al tipo de munición empleado, ninguna organización terrorista llegaró a atribuirse expresamente la acción.

Su viuda, de 47 años, madre de cuatro hijos -uno de los cuales, Luis María, de diecisiete años, presenció el asesinato de su padre-, habitaba en el primer piso de la calle del Capitán Mendizábal, número 10, de la localidad costera de Santurce. A una hora todavía no determinada, pero comprendida, en todo caso, entre las 6.00 y las 7.20 horas, María Dolores Berisa subió hasta el sexto piso del inmueble y se lanzó al patio interior de la casa desde una ventana de la escalera.

Hacia las 6.20 horas, una hora antes del descubrimiento del cadáver, se recibió en el puesto de socorro de Santurce una confusa llamada de alguien que comunicaba que se había producido o se iba a producir un suicidio. La llamada podría haber sido realizada por la propia María Dolores Berisa, aunque este extremo no ha podido ser precisado. Tampoco pudo confirmarse el rumor, que se había extendido durante toda la mañana de ayer por Santurce, sobre la existencia de una presunta carta de la fallecida anunciando sus intenciones.

Detención de traficantes

Dos súbditos marroquíes ocupantes de un vehículo que pretendía cruzar el puente de Irún en dirección a España fueron detenidos el pasado martes por las policía francesa con 53 kilos de resina de cannabis. El contrabando iba camuflado en el doble fondo de un remolque para equipajes. En la frontera de Hendaya fue detenido también, el ciudadano portugués José Gabeira, de 26 años edad, que estaba reclamado por la cámara de lo criminal de Lisboa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de septiembre de 1982