Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

Petición fiscal de 11 y 15 años para los secuestradores del doctor Iglesias

El fiscal de la Audiencia Nacional ha solicitado para los miembros de la organización ETA Político-militar Juan Gregorio Egusquizaga, Jesús Urrutia, Gloria Gutiérrez Fombellida, Alberto Mendiguren y Baltasar Calvo penas de once años de prisión para cada uno de ellos, y de quince años, para José Luis Gutiérrez, en el que concurre en su opinión la agravante de reiteración, por el secuestro del padre del cantante Julio Iglesias, doctor Iglesias Puga.El ministerio fiscal considera a los seis miembros de ETA autores de un delito de detención ilegal, aunque para Calvo propone la calificación alternativa de colaborador con banda armada, por lo que la pena a aplicarle sería de ocho años de prisión.

En el escrito de conclusiones provisionales del ministerio fiscal se señala que los procesados deberán indemnizar al doctor Iglesias con la cantidad de cinco millones de pesetas en concepto de daños y perjuicios.

El fiscal relata en su escrito la participación de cada uno de los procesados en el secuestro del doctor Iglesias Puga, perpretado en Madrid el 29 de diciembre de 1981. Según el fiscal, Urrutia y Egusquizaga fueron quienes quienes condujeron al secuestrado hasta una casa de la plaza de España de la localidad zaragozana de Trasmoz. José Luis Gutiérrez, que había adquirido la casa, poniéndola a nombre de su hija Gloria, ésta y Calvo se unieron a los anteriores en el pueblo burgalés de Quintanapalla, continuando todos juntos hasta Trasmoz. Mendiguren se dedicó específicamente a vigilar al secuestrado desde el día 2 de enero de 1982 hasta que fue liberado. Egusquizaga fue varias veces a Trasmoz a entregar dinero para gastos de los ocupantes de la vivienda y a recoger cartas que el doctor Iglesias escribía a los suyos. El doctor Iglesias tuvo que abonar 20.000 pesetas de su bolsillo para que le fuera facilitada comida y ropa.

El 17 de enero de 1982, la policía irrumpió en la casa de Trasmoz y liberó al doctor Iglesias, de sus secuestradores, al tiempo que detuvo a Mendiguren, a José Luis y Gloria Gutiérrez y a Calvo. Egusquizaga fue detenido en Axpe (Vizcaya) días antes, precisamente cuando llevaba una carta exigiendo una cantidad por el rescate del secuestrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de septiembre de 1982