Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un muerto y cuantiosos daños materiales, balance de las tormentas caídas el lunes en Lérida, Zaragoza y Huesca

Un muerto en la localidad leridana de Bellvehi, un herido en Balaguer, centenares de opueblos sin luz, y destrozos en edificios, fábricas, almacenes y maquinaria agrícola, es el resultado provisional de las tormentas que, en la tarde y noche del pasado lunes, ses desencadenaron en varias comarcas leridanas, así como en los Monegros, y varias localidades de las provincias de Zaragoza y Huesca. Según el observatorio del Ebro, en información que facilita la agencia Europa Press, se trató de una clásica tormenta de verano, que por el desattollo de las nubes, del tipo cúmulos-nimbos, se inició con fuertes ráfagas de viento, lo que hizo que sus efectos se notasen en zonas muy localizadas, mientras en otras limítrofes apenas tuvo importancia.

El tendido eléctrico sufrió especialmente las consecuencias de la tormenta en Lérida, que dejó sin luz a la práctica totalidad de los pueblos de la provincia, por caídas de postes y descargas eléctricas. Ayer tarde todavía quedaban treinta pueblos sin suministro, de las 410 localidades inicialmente afectadas por los cortes de energía.La comarca de la Noguera fue la mas afectada por la tormenta en Lérida. En la cabeza de esa zona, Balaguer, volaron numerosos tejados y fueron destruidos varios almacenes, así como la papelera Impacsa, la mayoría de cuyo tejado de uralita salió por los aires, y en Safic, fabrica de conservas, cuyas pérdidas se elevan a mas de ocho millones de pesetas. La capital de la provincia estuvo sin luz varias horas.

En varias zonas de Aragón, según informa nuestra corresponsal en Zaragoza Rosa María Artal, las tormentas ocasionaron inundaciones de casas -en sus sótanos y planta baja-, calles completamente cubiertas de agua, carreteras cortadas, servicios de luz, teléfono y suministro domiciliario interrumpidos y graves daños en las cosechas. Las tormentas se prolongaron durante casi dos horas y estuvieron acompañadas, en varios puntos, por granizo y rachas de viento huracanado. No se produjeron desgracias personales en estas zonas aragonesas afectadas, pero los daños son elevados.

En la provincia de Zaragoza las poblaciones más afectadas fueron, Osera, Piña de Ebro, Ontinar del Salz, del Temple, Zuera y Santa Engracia de Tauste. Además de los desperfectos en almacenes y domicilios particulares, la cosecha del frutal se ha perdido casi en su totalidad y la de maíz entre un 50% y un 70%, según fuentes de la UAGA (Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón).

En la de Huesca, los puntos de mayor incidencia se sitúan en Barbastro -donde la Cámara Agraria Local cifra las pérdidas en más de 500 millones, de pesetas- y en la zona oriental, una de las comarcas más ricas en producción frutera. La Cámara Agraria de Fraga aportó ayer los datos de un 50% del cultivo de manzana dañado y entre un 10 y un 30% del de melocotón.

La carretera Nacional-II, varias vías provinciales y la autopista Zaragoza-Barcelona sufrieron interrupciones de tráfico en diferentes momentos, que incluso impidieron la llegada de auxilios en las localidades afectadas que, como en el caso de Osera (Zaragoza), tuvieron que pasar la noche a oscuras y refugiados sus habitantes en los pisos más elevados de la casa.

En Huesca capital el fuerte viento (136 kilómetros por hora) derribó árboles y parte del tendido eléctrico, y en Zaragoza ciudad se registraron también numerosas inundaciones y los semáforos quedaron fuera de servicio por unas horas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de agosto de 1982

Más información

  • La práctica totalidad de los pueblos leridanos se quedaron sin luz durante varias horas