_
_
_
_

Seis muertos en un atentado terrorista en el barrio judío de París

El atentado que se produjo ayer en la principal calle del barrio judío de París, en el que resultaron muertas seis personas y otras veintidós heridas (nueve de ellas gravemente), es el más sangriento de cuantos han sido perpetrados en Francia contra la comunidad judía. La acción tuvo lugar a las 13.15 horas, cuando un comando integrado por dos o cuatro individuos, según distintos testimonios, de aspecto mediterráneo, armados con pistolas ametralladoras, abrieron fuego en el interior del restaurante judío Goldenberg, en la rue des Rossiers, cuyo propietario había ya sido objeto de varias amenazas de muerte. El comando parecía tener el único propósito de matar al mayor número de personas posible y disparó indiscriminadamente contra los clientes del restaurante, huyendo después a pie, informa France Presse.

Más información
Cuatro años de ataques contra sinagogas y barrios judíos

Mientras huían, los terroristas dispararon en la calle varias ráfagas contra los transeúntes, que buscaban dramáticamente un lugar en el que protegerse. Aprovechando los momentos de confusión y pánico, los integrantes del comando desaparecieron antes de que llegasen los primeros coches de policía, dejando tras de sí un trágico espectáculo de sangre y cuerpos en el suelo.El mayor número de muertos se produjo en el interior del restaurante, mientras que algunos de los heridos se encontraban en estado tan grave que tuvieron que recibir los primeros auxilios en el suelo, porque era imposible su traslado. Las víctimas mortales fueron tres mujeres y tres hombres. Entre los heridos se encuentra un policía vestido de civil, que fue alcanzado por los disparos de uno de los clientes del restaurante, que le confundió con uno de los terroristas.

La policía trataba ayer de reconstruir los hechos sobre la base de los testimonios de los testigos, presenciales. Un comerciante resumió la impresión general del grupo de judíos que inmediatamente después del tiroteo se con centró en la rue des Rossiers comentando que "venían a matar judíos". En todas las conversaciones aparecía el nombre de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

El grupo de personas concentrado era difícilmente contenido por la policía cuando pretendía exteriorizar su cólera gritando frases violentamente antiárabes.

El director de la oficina de la OLP en Francia, Ibrahim Souss, condenó firmemente el atentado y declaró que "en el momento en que los pueblos palestino y libanés son masacrados en Beirut por el Ejército israelí, la Organización para la Liberación de Palestina se pronuncia contra toda violencia indiscriminada".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La Embajada israelí en París condenó "vigorosamente los actos de terrorismo que en los últimos tiempos tienen objetivos israelíes y judíos en Francia".

Pasa a la página 2

Conmoción en París tras el más grave atentado contra la comunidad judía francesa

Viene de la primera páginaSegún el portavoz de la Embajada israelí, "la multiplicación de estos atentados mortales está relacionada con un cierto clima de propaganda hostil y, a menudo, antisemita. De una manifestación donde se gritan frases como 'muerte a los judíos' o 'judíos asesinos' a la ejecución de este tipo de atentados no hay más que un paso".

Un responsable israelí en París ha criticado también el "china creado en Francia por los medios de comunicación" en sus informaciones sobre los sucesos de Beirut.

Condolencia oficial

El atentado ha conmocionado también al Gobierno francés. El presidente François Mitterrand, solicitó participar ayer en una ceremonia religiosa que tuvo lugar en una sinagoga situada en la Rue Pavee, próxima al escenario del tiroteo.

El ministro del interior, Gaston Defferre, que se encontraba en Marsella, regresó inmediatamente a París, mientras que el primer ministro, Pierre Mauroy, se trasladó en la tarde de ayer hasta el lugar de los hechos.

Defferre declaró que, "tanto el lugar como las circunstancias de esta incalificable acción, permiten, desgraciadamente, pensar que tiene como triste móvil el anti-semitismo". También el alcalde de París, y líder de la oposición, Jacques Chirac, y el Partido Comunista se han manifestado contra el atentado.

El tiroteo de la Rue des Rosiers ha estado precedido de otros cuatro atentados contra objetivos judíos desde el pasado 18 de julio, reivindicados por el grupo extremista francés Acción Directa. Los anteriores atentados afectaron a un banco israelí, una empresa de importación de productos electrónicos de Israel, un almacén de herramientas, cuyo propietario es judío, y el coche de un funcionario de la Embajada israelí en Francia.

El atentado más grave perpetrado hasta ayer contra la comunidad judía en territorio francés tuvo lugar el 3 de octubre de 1980, en una sinagoga de la Rue Copernic, de París, en el que murieron cuatro personas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_