Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Normalidad relativa en los astilleros asturianos

Los astilleros de la bahía gijonesa recuperaban ayer la normalidad laboral, con la excepción de Cantábrico y Riera, factoría en suspensión de pagos, al finalizar la huelga convocada la semana pasada por los sindicatos mayoritarios UGT y CC OO en solidaridad con la plantilla de la citada empresa, que lleva sin cobrar sus salarios desde mediados de mayo.El personal de Cantábrico y Riera se reincorporará probablemente hoy al trabajo, en espera de una respuesta favorable de la Caja de Ahorros de Asturias, presidida por el socialista Faustino González, a la que los propietarios de la sociedad solicitaron un crédito de doscientos millones de pesetas para pagar los salarios pendientes e intentar el reflotamiento del astillero. La Corriente de Izquierda, escindida de CC OO y representada en el comité de empresa de esta factoría, dirige toda su estrategia sindical hacia la obtención del préstamo, que solamente será concedido si los propietarios presentan una garantía suficiente. La Caja de Ahorros se negó ya en una ocasión a dar el préstamo a la vista de la insuficiente cobertura del patrimonio inmobiliario aportado por los dueños en la solicitud.

Dirigentes de las centrales sindicales mayoritarias no ocultaron ayer que se habían visto desbordados al finalizar la concentración del Pabellón de los Deportes de Gijón, cuando casi un millar de trabajadores obedeció las consig nas, procedentes de grupos radicalizados, de salir a la calle para participar en una manifestación.

La participación de trabajadores en la manifestación y la violencia desatada en las calles gijonesas han dejado en ridículo a las centrales mayoritarias, según la Corriente de Izquierda, que "trata de abrirse camino con todos los medios a su alcance y sin escrúpulos", afirmó un destacado dirigente ugetista. Dentro de UGT se han vuelto a manifestar en esta ocasión las viejas rivalidades entre el sector del metal, que domina la agrupación comarcal de Gijón, y el Sindicato de Obreros Mineros de Asturias (SOMA-UGT), que consiguió impedir la adhesión a la huelga general de la mina La Camocha, precisamente donde nació CC OO.

Valoración positiva

El SOMA valoró negativamente la convocatoria de la huelga general de anteayer, con el argumento de que las direcciones comarcales de los sindicatos mayoritarios trataban de reconducir la conflictividad laboral de los astilleros tomando la iniciativa que les había quitado en la calle la Corriente de Izquierda. En opinión de algunos dirigentes del SOMA, resulta improcedente organizar una huelga que no puede ser controlada, tal como ocurrió, por la actuación de activistas contrarios al ejercicio de un sindicalismo responsable.Las centrales sindicales mayoritarias estiman, frente a la tesis de la Corriente de Izquierda, que el crédito de doscientos millones de pesetas no resuelve definitivamente la crisis de Cantábrico y Riera, que debe ser contemplada desde la perspectiva más amplia de las soluciones posibles de todos los astilleros de la bahía de Gijón. Estos sindicatos no difieren mucho de los empresarios en cuanto a valorar favorablemente el proyecto de fusión de dichos astilleros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 1982