Londres decreta un alto el fuego unilateral en las Malvinas

El Reino Unido informó a la cancillería argentina que ha decretado unilateralmente el cese del fuego en las Malvinas. Esta decisión británica, que no ha podido ser confirmada oficialmente en Buenos Aires debido al largo fin de semana iniciado desde el viernes, 166º aniversario de la independencia, fue transmitida al canciller, Juan Aguirre Lanari, a través de la Embajada suiza en Buenos Aires, que representa los intereses británicos.

El cese de las hostilidades no implica para el Reino Unido ni el levantamiento de las sanciones económicas contra Argentina ni la cancelación de la zona de exclusión de 200 millas alrededor de las islas, decretada por el Gobierno londinense durante la guerra.En medios periodísticos argentinos se estimaba ayer que esta medida permitirá el inmediato retorno de los 535 oficiales argentinos que las fuerzas británicas mantienen prisioneros a bordo del buque Sheffield. El presidente, Reynaldo Bignone, habló por teléfono la semana pasada con el general Mario Benjamín Menéndez, que fue jefe de las tropas argentinas en las Malvinas y es el oficial de más alta graduación en poder de los ingleses.

Menéndez confirmó a Bignone que todos los prisioneros argentinos se encuentran a bordo del Sheffield, barco que, de acuerdo con otras informaciones, zarpó hace tres días con destino a la isla de Ascensión. Los argentinos creen que después de esta decisión británica el Sheffield dará media vuelta para traer a los prisioneros.

En Buenos Aires, el comandante en jefe del Ejército y número uno del régimen, general Cristino Nicolaides, confirmó ayer que varios emisarios diplomáticos de su país han efectuado gestiones en Brasil y Venezuela, y hoy lo harán en México, para que la cuestión de las Malvinas sea propuesta como tema a incluir en la agenda de la próxima Asamblea General de la ONU, que se iniciará en septiembre en Nueva York.

Medidas salariales

En otro orden de cosas, se anunció ayer en Buenos Aires que serán aumentados los salarios y las prestaciones familiares a los obreros del sector privado en un 20% a 30% sobre los salarios básicos de convenio. Las asignaciones familiares estaban congeladas desde principios de 1981 y los salarios, desde fines del mismo año.El aumento de salarios, que había sido inicialmente omitido en el paquete de medidas anunciado por el ministro de Economía, Dagnino Pastore, ha sido aprobado rápidamente ante la creciente tensión social y las amenazas de huelgas lanzadas por las organizaciones sindicales.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Este aumento no satisface a las centrales sindicales, que estiman que desde diciembre de 1981 el poder adquisitivo de los salarios se redujo en un 50%. Además, y después de efectuado este cálculo, los artículos de primera necesidad de la cesta de la compra han sufrido aumentos considerables. Según estadísticas oficiales, sólo uno de cada tres trabajadores percibe el salario básico de convenio, que es entre un 15% y un 35% superior al salario mínimo, de 982.000 pesos mensuales, es decir, unos 35 dólares al mes al cambio actual.

El viernes, con motivo del 166º aniversario de la proclamación de la independencia argentina, el presidente Bignone aseguró que él cree en las democracias y en los políticos, y "ansío fervientemente que los argentinos aprendamos a vivir pensando diferente, aunque me preocupa mucho que a veces nos desesperemos porque surjan opiniones divergentes".

El general Nicolaides dijo, por su parte, que es inminente la recomposición de la Junta Militar como organismo máximo de dirección política del país. La importancia de este entendimiento militar no escapa "a nadie, y mucho menos al periódico Convicción, próximo a las fuerzas armadas, que ayer publicaba un editorial en donde se expresaba en síntesis que "con las fuerzas armadas, todo; fuera, nada".

"El eje del problema político argentino", se indicaba en el editorial, "dentro del cual hay que ubicar y comprender a los partidos políticos, son las fuerzas armadas. Las elecciones previstas, a más tardar en marzo de 1984, no son una ruleta rusa, sino la conclusión de un proceso que sirva al bien de la nación y a la consolidación de sus instituciones". "La consolidación de las instituciones", concluía Convicción, "reside exclusivamente en la unidad de las fuerzas armadas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS