Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BARCELONA

Novillos con genio

Abrió plaza un novillo de bella estampa, con bonita y cómoda cornamenta. Miguel Vera no le perdió la cara, se fue con dignidad tras la espada pero moviéndose, en su conjunto, en un plano inferior a las condiciones del astado. En el cuarto su toreo se deslizó por la pendiente de la mediocridad.Cayetano quiso y no pudo con su primero, astifino, corniabierto y con un pitón derecho peligroso. Una faena vulgar, incomprensible en un torero gitano. Al quinto le toreó con una relativa gracia que le valió algunas palmas. Una actuación, en conjunto, gris.

El tercer novillo, terciado y muy astifino, acusó un genio molesto para el torero. Curro Durán se impuso, su faena fue a más, logrando un trabajo, aun exento de arte, muy meritorio. Al sexto, muy noble, lo toreó con suavidad y sosería.

Cinco novillos de Eugenio Mada Marcos, quinto y sexto nobles, los demás con genio, y uno, el cuarto, de Camaligera, hermanos Marín Molina, que cumplió

Miguel Vera: salida al tercio; vuelta al ruedo con división. Cayetano: silencio; vuelta al ruedo con división. Curro Durán: vuelta al ruedo; vuelta al ruedo. Plaza de Barcelona. 20 de junio.

Una novillada en la que triunfó el genio de los astados, todos ellos con casta, que en el caso de los dos últimos fue buena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de junio de 1982