Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Sin vocación viajera

Bajo el epígrafe Cuentas de altos vuelos, el periódico de su digna dirección publicó el pasado 12 de mayo una serie de consideraciones sobre la supuesta cuantía de las pérdidas económicas sufridas por Iberia durante 1981, y los motivos que, en criterio del columnista, la originaron.Sin ánimo de polemizar con un medio de comunicación tan bien informado habitualmente (mi desventaja sería manifiesta), y sin cuestionar el planteamiento general que se realizaba en dicho artículo, deseo sin embargo puntualizar, con carácter absolutamente personal y particular, puesto que sólo me represento a mí mismo, la siguiente afirmación (acusación más bien podría llamarse) que ustedes realizaban:

"También en este capitulo (se referían a las medidas que deberían tomarse para enjugar las pérdidas de la compañía) habría que incluir los viajes de los propios empleados de Iberia y de sus familiares, que deben pagar una parte de lo que nos cuesta a todos su excepcional vocación viajera".

Referido concretamente a mi modesta persona (razón por la cual pido humildemente disculpas) llevo, afortunadamente, casi veintidós años en Iberia, y he volado en cinco ocasiones (se entiende que en viajes de ¡da y vuelta), de las cuáles en cuatro lo hice con billete sujeto a espacio. Evidentemente, en una empresa como esta tiene que haber de todo, incluso empleados sin vocación viajera. Esta falta de vocación (vulgo, canguelo) me ha atormentado el ánimo durante mucho tiempo, por lo que de sacrificio para mi esposa y mis hijos supone que a papá no le apetezca llevarles de paseo en avión, pudiendo hacerlo en plan barato. Pero después de la lectura de su artículo he encontrado (¡por fin! ¡albricias!) la satisfacción compensatoria suprema: ¡Yo no soy culpable del déficit de mi amada compañía, ni del sacrificio que para el país supone, al parecer, que los empleados de Iberia disfrutemos de un beneficio social tan presuntamente (como se dice ahora) oneroso para nuestra economía nacional./

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Técnico de Grado Superior de Iberia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS