Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enrique Iglesias, premio Príncipe de Asturias de Cooperación Iberoamericana

Enrique Iglesias, secretario general adjunto de las Naciones Unidas y secretario ejecutivo de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América latina (CEPAL), ha sido elegido por unanimidad premio Príncipe de Asturias de Cooperación Iberoamericana, correspondiente al año 1982. El acta del jurado, leída en la mañana de ayer en Oviedo por su presidente, Rafael Fernández -que encabeza el Consejo de Gobierno de Asturias y es senador socialista- destaca en Enrique Iglesias "su condición de prestigioso profesor universitario, eminente funcionario internacional y excepcional conductor de la cooperación entre los pueblos iberoamericanos y la comunidad internacional".

Por otra parte, "su gestión como vicesecretario general de las Naciones Unidas para la Energía, presidiendo la reunión mundial celebrada en Nairobi, en agosto de 1981, hace de su figura una de las más importantes y destacadas del mundo de los grandes funcionarios al servicio de los intereses de la comunidad internacional".

Solidaridad con Argentina

El jurado acordó, igualmente, expresar en el acta "su solidaridad, en el dolor del pueblo argentino, en estos críticos momentos que le afectan, y la confianza en que los mecanismos internacionales encontrarán las soluciones para un cese inmediato de las hostilidades y el establecimiento de una paz justa y honrosa". En tal sentido, el jurado hizo votos para que den resultados fructíferos las gestiones de Javier Pérez de Cuéllar, secretario general de las Naciones Unidas.La candidatura de Enrique Iglesias fue propuesta por el subdirector general de la FAO (organización de suministros y agricultura creada en 1945 para elevar el nivel de alimentación del mundo). El jurado que le otorgó el Premio estuvo formado por Rafael Fernández, presidente del Consejo de Gobierno y del Principado de Asturias; Antonio Garrigues, presidente de los Clubes Liberales; Amaro González de Mesa, director general de Relaciones Exteriores; Rafael León Morales, embajador de Venezuela en España; Manuel Prado y Colón de Carvajal, presidente del Instituto de Cooperación Iberoamericana, y Teodoro López Cuesta, rector de la Universidad de Oviedo.

José María de Areilza y el embajador de México en España, Francisco Alcalá Quintero, que no pudieron viajar a Oviedo para formar parte del jurado, dieron por teléfono su apoyo a Iglesias. Entre los demás miembros del jurado se barajó también como candidato el nombre de Javier Pérez de Cuéllar, secretario general de las Naciones Unidas, que desarrolla una intensa actividad dirigida a poner fin al conflicto de las Malvinas, pero, al final, se inclinaron por el candidato del subdirector general de la FAO, representante de este organismo para América Latina.

Con este premio, sexto de los concedidos en 1982, finaliza la convocatoria de la Fundación del Principado de Asturias correspondiente a este año. Los premios, dotados con un millón de pesetas cada uno, una escultura de Joan Miró y un diploma acreditativo, serán entregados en Oviedo, en octubre, en un acto presidido por el Príncipe de Asturias y sus padres, los Reyes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de mayo de 1982

Más información

  • En reconocimiento a su labor como funcionario internacional