Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Antonio Campuzano, el gran ausente de la feria

A José Antonio Campuzano le estuvo buscando Manuel Chopera, empresario de Las Ventas, durante la noche del pasado jueves, para que sustituyera a Emilio Muñoz en la corrida de la feria de San Isidro anunciada ayer, y que se suspendió a causa de la lluvia. Lo localizó en Córdoba, a última hora, pero no llegaron a un acuerdo.El interés de Manuel Chopera tenía su justificación: este Campuzano -hermano mayor de Tomás, también torero-, es el gran ausente de la feria de San Isidro, pues fue el triunfador de la de Sevilla. Pero cuando obtuvo este triunfo ya se habían hecho públicos los carteles de San Isidro. Estos inconvenientes tiene montar una feria importante sin esperar a los resultados de la anterior.

A sus 28 años de edad, José Antonio Campuzano ha visto abiertas la Puerta del Príncipe y las de la fama. "Algo inolvidable, tú, fue la tarde de los Guardiola en la Maestranza" comenta; "la gente aclamándote, la salida a hombros... ¡No me habría cambiado por nadie!". Y ahora se dispone a recoger las consecuencias del triunfo. Cree que toreará la corrida del Corpus en Sevilla, la de Beneficencia en Madrid, y varias en las más importantes ferias. Posiblemente participe en la de la Prensa. Para la feria de San Isidro,en cambio, tiene algunos reparos: "No me interesa ir de sustituto de nadie".

Cuando hablamos con el torero tiene los zapatos nuevos y la sonrisa de siempre. Dice: "El triunfo con los Guardiola, que me hacía mucha faltita, me ha salvado. Yo nunca habría hecho lo que mis compañeros Antonio Chacón o Rafael Torres, que se han pasado a banderilleros". Pienso que hay que seguir de matador, mientras el cuerpo aguante y aunque no haya contratos, pues ya llegará la oportunidad, como me llegó a mi en la pasada feria de Sevilla".

Luis Miguel Dominguín fue su padrino de alternativa, en la Maestranza, y desde entonces, hace ya más de nueve años, Campuzano no había vuelto a pisar el albero de la Maestranza en días de "farolillos". "Eso sí que te deprime", comenta. "Desde la alternativa he tenido siete apoderados: Vicente Vega, que me descubrió; Paco Casado, Camará, Antonio Ordóñez, Alberto Aliaño, Emilio Miranda y Pepe Luis Segura, que es el actual. Salvo este y los dos primeros, el resto me dejó en la cuneta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de mayo de 1982