Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amplio eco de la huelga general en la Cisjordania ocupada

La huelga general de tres días de duración convocada en el territorio árabe ocupado de Cisjordania -donde viven 840.000 personas- tras la disolución, el jueves, del Ayuntamiento palestino de El Bireh por las autoridades israelíes, obtuvo en su primera jornada un amplio eco.

Hasta ahora se han producido pocos incidentes, aunque el ejército -cuya presencia ha sido reforzada en toda la región- disolvió con granadas lacrimógenas a los fieles musulmanes a la salida de la mezquita de El Bireh, tras la oración del viernes, y detuvo a varias personas.Los tres diarios árabes publicados en el sector oriental de Jerusalén, Al Qods, Al Fajr y Al Chaab, fueron también prohibidos ayer "por haber cometido graves infracciones contra la censura militar".

Para los palestinos lo ocurrido equivale a un ensayo general para la anexión de Cisjordania por Israel.

El alcalce de El Bireh, Ibrahim Tawill, que sigue recibiendo en su domicilio a los vecinos de esta ciudad de 25.000 habitantes, opina que su sustitución y la de sus concejales por funcionarios israelíes es un fracaso para el Estado hebreo, que ha sido incapaz de encontrar, incluso entre la minoría colaboracionista palestina, elementos suceptibles de ocupar su puesto.

"Los 110 empleados de mi Ayuntamiento no facilitarán la existencia al coronel Yossef Bar-Kochba, el nuevo alcalde, popularmente llamado 'Mauricio el Arrasador' desde la epoca en que fue gobernador militar de la región y ordenaba, en represalia contra atentados palestinos, la voladura de casas de El Bireh y Ramallah", declaró Tawill.

Para los palestinos, la destitución del alcalde de El Bireh ha puesto de relieve la solidaridad política de sus colegas, al principio enfrentados entre los que preconizaban la dimisión colectiva de los alcaldes cisjordanos y los que temían que tal decisión crease un vacío de poder municipal que haría el juego a los israelíes.

Estos últimos lograron imponer su punto de vista, como ya lo hicieron en 1980 tras la expulsión de Cisjordania, por los israelíes, de dos alcaldes palestinos. La Organlzación para la Liberación de Palestina (OLP) se opuso entonces a una dimisión colectiva.

Un comunicado de la OLP, publicado ayer en Beirut, afirma que la disolución del Ayuntamiento de El Bireh "se enmarca en una amplia conspiración para hacer desaparecer a los demás municipios palestinos de Cisjordania y Gaza".

Las autoridades israelíes esperan ahora, al parecer, la reacción de la población palestina tras tres días de huelga. Y juzgarán las posibilidades de ampliar esta medida en función de cómo administren el Ayuntamiento de El Bireh los funcionarios hebreos recién nombrados.

Mientras, en el Golán -territorio sirio ocupado anexionado por el Estado de Israel en diciembre pasado-, 13.000 drusos sirios están a punto de entrar en su sexta semana de huelga general contra la detención por el ejército de los dirigentes de su comunidad, que protestaban por la incorporación al Estado hebreo de su territorio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 1982

Más información

  • Los palestinos protestan por la disolución israelí del Ayuntamiento de El Bireh