Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las relaciones de Turquía con los países balcánicos

El almirante Branko Mamula, que dentro de poco será designado ministro de las Fuerzas Armadas yugoslavas, concluyó ayer su visita a Turquía, donde se entrevistó con el general Kenan Evren, jefe del Estado turco. Evren emprenderá en breve un viaje a Rumanía y Yugoslavia, en la que constituye su segunda salida a Europa desde que tomó el poder mediante un golpe de Estado hace año y medio. Hace pocas semanas visitó Bulgaria.Entre los puntos militares más importantes para no alineados yugoslavos y atlantistas turcos está la colaboración balcánica y un proyecto de zona desnuclearizada en los Balcanes, sostenido sobre todo por Bulgaria. Turquía no está de acuerdo con un compromiso desnuclearizador de los seis países balcánicos fuera de contextos europeos más amplios, acorde con la oposición estadounidense al establecimiento de tal zona en la frontera con el pacto de Varsovia y la Unión Soviética.

"Una Turquía estable y poderosa, miembro de la OTAN y con nexos firmes con los dos bloques, debido a su posición geográfica, seguirá siendo factor de estabilidad y seguridad en nuestra área", declaraba el general Kenan Evren a los periodistas yugoslavos.

Por su parte, Yugoslavia tiene recelos ante un proyecto de desnuclearización balcánica demasiado protagonizado por Bulgaria y prefiere abogar por un Mediterráneo desnuclearizado.

Otro tema de interés para los militares turcos es la colaboración con los yugoslavos en el control del tráfico de armas, que, a través de Yugoslavia y Bulgaria, se adentra en Turquía procedente de la fuerte emigración turca en la Europa occidental. Bulgaria y Yugoslavia son asimismo países claves de tránsito en la llamada ruta del opio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 1982