Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Despedidos de la OTP

En diciembre del pasado año 1980 fuimos despedidos por la Organización de Trabajos Portuarios de los puestos de trabajo que ocupábamos todos los médicos, ATS, administrativos y subalternos del Servicio de Asistencia Sanitaria. Hasta el mes de julio de 1981 no se dio una solución al problema, integrándonos como personal de instituciones sanitarias de la Seguridad Social, en virtud del Real Decreto 1.023/1981. Esta solución resultó sólo parcial, pues no ha sido posible integrar a todos los cesados, dadas las condiciones restrictivas del citado real decreto, y aun los integrados lo han sido con perjuicios salariales e incluso de residencia.Como ya se ha dicho, un grupo numeroso ha quedado sin recuperar el puesto de trabajo, y ello a pesar de las sentencias favorables de las Magistraturas de Trabajo, sentencias que han quedado incumplidas y en suspenso al ser recurridas por la Organización de Trabajos Portuarios. A los integrados, aún en precario, por las mermas salariales apuntadas y el no reconocimiento de la anti.güedad, se nos ha solucionado el problema de la subsistencia diaria, pero queda una parte muy im.portante por resolver: los salarios no percibidos desde el cese hasta la integración en la Seguridad Social. El importe de dichos salarios, en la gran mayoria de los casos, lo tenemos destinado a pagar deudas, que nos vimos obligados a contraer para poder vivir durante el tiempo en paro, que en el mejor de los casos ha sido de siete meses.

Por todo ello, formulamos estas preguntas a quien corresponda:

1. ¿Cuándo se nos va a abonar el importe de esos salarios?

2. ¿Cuándo se nos va a reconocer la antigüedad que teníamos en la OTP por la Seguridad Social?

El pago que solicitamos, las cantidades que reclamamos, nos corresponden en estricta justicia, y no creemos que su pago suponga un grave quebranto para la Administración.

Sorprende la parsimonia de la Administracion para dar una solución al problema del abono de dichas cantidades cuando con las empresas se muestra exigente para que cumplimenten el pago d,e indemnizaciones y demás obligaciones económicas que los despidos aparejan.

Nosotros, como ya se ha dicho, ha pasado un año y no hemos percibido ni una sola peseta./

Administrativos despedidos de la OTP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de febrero de 1982