Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El general Jaruzelski controla firmemente el poder en Polonia

El general Wojciech Jaruzelski mantiene firmemente el control del Consejo Militar polaco, del Gobierno y del roto y desmoralizado partido comunista, afirman diplomáticos occidentales y personalidades polacas. La situación de Jaruzelski sólo es comparable en los últimos 36 años a la de Wladyslaw Gomulka, el líder comunista que ascendió al poder en 1956 en medio de una aureola reformista y que fue depurado a consecuencia de los desórdenes de 1970.

Gomulka fue tratado como un "gran hijo de la nación polaca y ardiente internacionalista" en un editorial del periódico del partido comunista polaco (POUP), Trybuna Ludu, con ocasión del 40º aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores Polaco, predecesor del actual POUP.Jaruzelski es primer ministro, primer secretario del POUP y presidente del Consejo Militar de Salvación Nacional y mantiene la cartera de Defensa. Es el hombre, dentro del bloque comunista, con mayor número de cargos políticos desde Stalin.

Los diplomáticos y los polacos se refieren a menudo a determinados rumores acerca de la alteración nerviosa a la que está sujeto Jaruzelski por las huelgas y resistencia a la ley marcial. Algunas informaciones llegan incluso a afirmar que, tras la muerte de mineros en Silesia, Jaruzelski pensó en suicidarse.

La falta de comunicaciones durante el primer mes de estado de sitio sirvieron para fomentar los rumores. Se hablaba de que el propio Jaruzelski había sido detenido.

Mano derecha

Pero uno de los indicios más importantes para asegurar que Jaruzelski mantiene el control de todos los organismos del poder es el estudio de las características de los 21 hombres que componen el Consejo Militar Entre ellos se encuentran verdaderos protegidos de Jaruzelski y a quienes le unen biografías similares. Tienen entre 56 y 60 años, se educaron militarmente con sus colegas soviéticos, ingresaron en el ejército polaco preparado por la URSS y participaron en la represión de las guerrillas anticomunistas entre 1946 y 1948.

El hombre de confianza de Jaruzelski es el general Florian Siwicki, de 56 años de edad y viceministro de Defensa. A los 17 años ingresó en el Ejército y después de estudiar en academias soviéticas sirvió de agregado militar de la URSS en China. En 1968, como comandante de las fuerzas polacas del sur, formó parte del mando del Pacto de Varsovia que invadió Checoslovaquia. Siwicki es descrito como "un duro" de Jaruzelski, y día a día obtiene mayores competencias en el Ministerio de Defensa. Un cuarto general, Czeslaw Kiszczak, de 56 años de edad, dirigió el espionaje militar, y desde 1979 la policía militar, de gran importancia ideológica. Otros tres generales disfrutan de gran influencia: Welodzimierz Oliwa, jefe de Varsovia; Eugeniusz Molczyk y Jozef Baryla. Estos dos últimos están siempre presentes en las conversaciones con mandos soviéticos. Siwicki, Molczyk y el general Heriryl Rapacewiez mandaron guarniciones en Silesla en la época de Edward Gierek. Este ascendió a JaruzelskI y Jaruzelski les ascendió a ellos, se comenta en Varsovia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de enero de 1982

Más información

  • Apoyado por militares de toda confianza