Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno vasco está montando una televisión y una radio al margen del Estado y con equipos importados

El Gobierno vasco ha adjudicado ya varios contratos para la instalación de una red propia de radio y televisión en su territorio, sin contar con la previa autorización de potencias y frecuencias -que corresponde al Gobierno central y a los organismos internacionales- y haciendo caso omiso a la legislación vigente sobre obligatoriedad para los entes públicos de adquirir tecnología nacional, cuando ésta exista en España. La creación de este cuarto canal, por otra parte, puede plantear un conflicto entre dos leyes orgánicas: el Estatuto de Guernica y el Estatuto del Ente RTVE.

El Gobierno vasco tiene prevista la entrada en funcionamiento de las emisiones propias de televisión para el 1 de enero de 1983 y ha previsto a tal fin un presupuesto para instalación y equipos de mil millones de pesetas.Desde finales de noviembre pasado, como consecuencia de la aparición en el Boletín Oficial del País Vasco de varios concursos para adquisición de material e instalaciones para la radio y televisión de esta autonomía, la Asociación Nacional de Industrias Electrónicas (ANIEL) ha venido realizando gestiones cerca del Gobierno vasco para que éste respetara la legislación vigente a la hora de adjudicar los concursos. Autoridades del Ministerio de Industria y Energía, que ayer conocieron por este diario -dada la discreción con que se ha movido el Gobierno vasco- la adjudicación de determinados equipos a una firma norteamericana, manifestaron la existencia de una ley de Ordenación y Defensa de la Industria que obliga a los entes públicos (Administración central, organismos autónomos y corporaciones locales) a adquirir productos fabricados en España cuando éstos se ajusten a las necesidades demandadas por los mismos.

La citada ley, según manifestó José María González de León subdirector general de Industrias Electrónicas e Informáticas del Ministerio de Industria, exige un certificado de inexistencia de producto nacional para la importación de instalaciones o aparatos por los organismos públicos Dicho certificado tiene que ser solicitado al Ministerio de Industria y Energía, que puede concederlo en base a tres causas: por que el producto demandado no se fabrique en España; porque aunque se produzca no se ajuste técnicamente a las especificaciones solicitadas; o porque la urgencia del producto imposibilite el que sea suministrado por la industria nacional.

Tecnología americana, aunque cueste más

Los días 5 y 23 de noviembre pasado, en la sede del Gobierno vasco de Vitoria, se procedió a la apertura de ofertas correspondientes a los primeros concursos públicos para suministro de aparatos e instalaciones para la televisión vasca. Para el primer con curso, que consistía en el "suministro de material y equipamiento precisos para diez terminales duplicados de microondas con capacidad para transportar un canal de vídeo de 5 MHz., más 4 canales de sonido, según normas CCIR" (Boletín Oficial del País Vasco del 19 de octubre), se pre sentaron las cuatro ofertas si guientes:- Telettra Española, por un importe de 99.713.000 de pesetas y con tecnología española.

- Páge Ibérica, por un importe de 123.843.555 pesetas y con material de la firma norteamericana Farinon.

- Eurotrónica, por un importe de 131.866.636 pesetas y con material de la firma norteamericana Farinon.

- Telecomunicación y Control, por un valor de 114.325.604 y con material de la firma italiana GTE.

Al segundo concurso, que consistía en la "instalación y puesta a punto de la red de microondas, incluyendo suministro de sistema radiante y generadores de energía" (Boletín Oficial del País Vasco del 7 de noviembre), se presentaron dos ofertas:

- Telettra Española, con una oferta base de 40.363.000 pesetas y otra oferta alternativa de 25.216.000 millones de pesetas. Esta última estaba condicionada a que la citada empresa fuera también la adjudicataria del concurso reseñado con anterioridad para el suministro de la red de microondas.

- Páge Ibérica, con una oferta básica de 19.811.000 pesetas.

El pasado 10 de diciembre, según informaron fuentes del sector, el Gobierno vasco adjudicó los citados concursos a la firma Páge Ibérica, a pesar de suponer un desembolso de treinta millones más que el requerido por la oferta de Telettra e ir en detrimento de la industria española.

Reserva, malestar y discrepancias

Ramón Labayen Sansinenea, consejero del Departamento de Cultura del País Vasco, consultado por este diario sobre las mencionadas adjudicaciones, en la tarde del jueves último, argumentó no contar en ese momento con las actas correspondientes al concurso y solicitó que se le telefoneara nuevamente a las 10 de la mañana del viernes. A la citada hora, y repetidas veces a lo largo de la mañana de ayer, EL PAIS intentó infructuosamente que Ramón Labayen se pusiera al teléfono. No obstante, Joaquín Azurza, responsable de Medios de Comunicación Social del País Vasco y director técnico de la RTV de la citada corriunidad autónoma, confirmó en todos sus extremos las adjudicaciones reseñadas.Algunas fuentes nacionalistas vascas, que dada su postura crítica solicitaron permanecer en el anonimato, manifíestaron que la decisión adoptada por el Gobierno autónomo en las adjudicaciones era errónea, torpe e innecesariamente irritante para el resto del Estado español. Desde un punto de vista técnico y económico se debería haber optado por la oferta nacional. El Gobierno vasco ha adjudicado también a la firma alemana Studio Hamburg un análisis sobre las dimensiones y directrices que debe adoptar la televisión vasca en su etapa inicial de producción. También se han adjudicado tres equipos ENG (el denominado periodismo electrónico) a la firma japonesa Sony.

"Ha sido una gran torpeza y una muestra de insolidaridad del Gobierno vasco", manifestó Pedro Higuera, director general de ANIEL (la patronal del sector), al conocer la noticia. Higuera había enviado reíteradas cartas y telex a las autoridades vascas, e incluso se había trasladado a Vitoria para certificar que los equipos ofrecidos por la indi istria nacional están funcionando a la perfección desde: hace años en RTVE y en la Compañía Telefónica (ambas empresas han redactado inforiries, en tal sentido). El director de ANIEL, por otra parte, y ante la diferencia en dos giraherzios (medida de frecuencia de microondas) entre los aparatos ofertados por Telettra y las especificaciones solicitadas, aclaró a las autoridades vascas que técnicamente: no hay diferencia esencial (un mínimo amplificador) y la propia empresa ofertante se comprometió por escrito a sustituir en 1983 estos aparatos por la última tecnología mundial. "Pero no ha servido de inada. Hablar con el consejero de Industria ha sido como hablar con una pared", añade Pedro Higuera, que aparte de esgrimir razones técnicas y de legalidad ante el Gobierno vasco había pedido que se considerara "la grave situación actual de nuestra economía, con un alto nivel de desempleo que se fomenta con importaciones innecesarias de equipos similares a los fabricados en España"

El Gobierno central no ha dado autorización

Joaquín Tena, secretario general técnico de Régimen Jurídico de Radio y Televisión (dependiente del Ministerio de Presidencia), aseguró ayer que el Gobierno no ha tomado ninguna decisión sobre la concesión de frecuencias y potencias al País Vasco. "Hubo unas reuniones informales en noviembre con los representantes vascos, en las que nos informaron de sus pretensiones y nosotros les escuchamos. Se comprometieron en enviarnos un plan técnico para que estudiáramos las posibilidades que tenían sus pretensiones, pero aún no lo hemos recibido. Habrán comprado los aparatos e instalaciones que dicen, pero repito que necesitan la autorización sobre potencias y frecuencias del Gobierno central y ésta autorización no existe".Fuentes de RTVE, por otra parte, comentaron lo difícil que iba a resultar que los países signatarios de los Acuerdos de Estocolmo accedieran a otorgar dos nuevas frecuencias -una para lengua castellana y otra para euskera- al País Vasco. También pusieron de manifiesto la contradicción del proyecto de televisión vasca con el Estatuto de RTVE que prevé un tercer canal regional, que con titularidad estatal será gestionado por los Gobiernos autónomos y que debe ser concedido -tras la plena cobertura nacional del segundo canal- mediante ley (artículo 2º del Estatuto). Esta es la vía elegida por la Generalidad de Cataluña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de enero de 1982

Más información

  • Aunque el Gobierno central no le ha concedido frecuencias ni autorizado sus importaciones