Rosón pide a la Guardia Civil solidaridad con las instituciones democráticas y con el Gobierno constitucional

El ministro del Interior, Juan José Rosón, dijo ayer ante los principales mandos de la Guardia Civil que la acción personal de su actual director general, teniente general José Luis Aramburu Topete, está contribuyendo a anular «la desgraciada imagen que un jefe, del cuerpo (se refería expresamente a Tejero) pudo haber transmitidoen el ignominioso asalto al Congreso», y pidió a los hombres de este instituto solidaridad con las instituciones democráticas y con el Gobierno constitucional. Estas palabras fueron pronunciadas por Rosón en el curso de un acto castrense en el que le fue impuesto a Aramburu el fajín de teniente general, empleo para el que fue promovido recientemente.

El ministro del Interior hizo un elogio del general Aramburu recordando su «escrupuloso» papel constitucional al frente de este instituto y su constante preocupación por mejorarlas condiciones de trabajo de la Guardia Civil. Rosón manifestó, en relación con las fuerzas de este cuerpo que permanecieron leales a las órdenes del general Aramburu durante los sucesos del 23-F, lo siguiente: «Al lado del teniente general Aramburu, la Guardia Civil auténtica, la del siglo XIX, la de hoy y la del futuro, mostraron a España y ante el mundo que el benemérito instituto está al servicio de la comunidad nacional bajo su orden legal y en defensa de la seguridad y la convivencia pacífica de los ciudadanos dentro del marco de la Constitución».La imposición del fajín de teniente general al actual director general de la Guardia Civil se celebró en el acuartelamiento del Colegio de Guardias Jóvenes, En Valdemoro (Madrid), en el curso de un acto en el que estuvieron representadas las diferentes unidades que hoy se contemplan dentro de este instituto y al que asistieron los principales mandos del Ejército y de la Seguridad del Estado. Junto a la plana mayor del Ministerio del Interior, encabezada por su titular, Juan José Rosón, se encontraban presentes en el acto el ministro de Defensa, Alberto Oliart; el presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor (JUJEM), teniente general Ignacio Alfaro, el subsecretario de Defensa, vicealmirante Angel Liberal, y el jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general José Gabeiras, entre otros.

Juan José Rosón terminó su discurso con un viva a la Constitución (primero que se recuerda en un acto de este tipo) y reclamó de todos los guardias civiles allí presentes su solidaridad con todas las instituciones y con el Gobierno constitucional.

Lealtad al Rey

Previamente a la alocución de Rosón, hizo uso de la palabra el teniente general Aramburu, que hizo mención expresa de su lealtad al Rey y expresó su deseo de acabar su vida militar dentro de la Guardia Civil, cuerpo al que accedió como director general hace año y medio. «En el tiempo que continúe de director general», señaló Aramburu, «es mi propósito procurar dotar al cuerpo de mejores medios, de mejores servicios y de una acción social más avanzada, de una instrucción y especialización más acorde con los tiempos actuales, todo ello dentro de la más pura tradición del cuerpo.

El teniente general Aramburu recibió el fajín de teniente general de manos del ministro de Defensa, Alberto Oliart, y en presencia del ministro del Interior, Juan José Rosón. En el mismo acto fue impuesta la medalla de oro al Mérito de la Guardia Civil, distinción que recientemente le ha sido otorgada por el Ministerio del Interior. «Quiero ver en esta recompensa», dijo Aramburu, «la que el cuerpo de la Guardia Civil se merece por su limpia trayectoria de servicio a la patria».

El director general de la Guardia Civil presenció posteriormente una parada militar de todas las unidades de la Guardia Civil que en formación estuvieron presentes en el acto.

Entre estas unidades se encontraban una compañía de alféreces de la Academia Especial del Cuerpo, otra de las Unidades Antiterroristas Rurales (UAR), un escuadrón de Caballería y representaciones de los distintos servicios, entre ellos la Guardia Civil de Tráfico y la Guardia Civil del Mar. Se da la circunstancia que entre los oficiales en formación que desfilaron ante los ministros del Interior y Defensa y los mandos del Ejército y de la Guardia Civil allí presentes se encontraba el hijo político del teniente coronel golpista Antonio Tejero.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS