Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barnard: "El mayor peligro para la supervivencia del mundo occidental es la libertad política"

Christian Barnard ha pasado por Madrid en viaje de promoción de un libro, La máquina del cuerpo, elaborado bajo su dirección por un equipo de expertos y editado en castellano por Anaya, del que se ha lanzado una primera edición de 300.000 ejemplares.El doctor Christian Barnard expuso durante un almuerzo informativo las principales ideas que actualmente le preocupan más y que le sirven de apoyo.

Christian Barnard planteó ayer, con varios periodistas, tres hilos conductores de conversación sobre sus actuales preocupaciones científico-filosóficas, políticas y familiares. Pasó brevemente sobre los últimos avances en técnicas cardiovasculares -«Se ha progresado mucho, se ha dominado el rechazo en los trasplantes de corazón»- y sobre sus amigos en España -«He tratado, sin éxito, de conectar con el marqués de Villaverde, pero parece que se halle escondido».

Para Christían Barnard, «la importancia del hombre estriba en ser portador de un gen que ha de transmitir para la supervivencia y mejora de la especie». Según esta premisa, «las necesidades vitales del hombre son el aire, el agua, el alimento y el refugio, y, en cambio, se preocupa más de la libertad política». Barnard considera secundario el plano intelectual, afectivo, emotivo. Sin embargo, aseguró que el mayor peligro para la supervivencia del mundo occidental lo tiene en ese plano secundario, es «la libertad política, porque la libertad exige responsabilidad ». El doctor Barnard advierte poca responsabilidad junto a la libertad política, «especialmente en la libertad de Prensa». Y aquí aprovechó para anunciar que la Prensa «estaba poniendo en peligro su segundo matrimonio, como acabó con el primero».

La naturaleza programada

Para el doctor Barnard, la función del hombre, tal como más arriba se señala, es así, «porque así quiere la naturaleza que sea». Y precisa: «La naturaleza está programada para procurar la supervivencia de las especies», si bien no acabó de explicar si está autoprogramada o programada por quién o qué.En este contexto, y a la pregunta de si considera conveniente en algún caso la selectividad de los individuos para la supervivencia de la especie humana, dijo: «Sólo en caso de extrema necesidad para la supervivencia. En todo caso, cuando yo he hablado de la selectividad para la supervivencia me he referido a seres inferiores y como un dato de lo que la naturaleza hace».

Se definió como «no racista», aunque previamente señaló que «la diferencia de color entre un hombre negro y otro blanco, o las diferencias de cultura y de historia son hechos que están ahí». En esta línea se mostró proclive «a la honestidad y al trabajo personal. Socialismo es el acceso al beneficio de aquello que no se ha trabajado».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de noviembre de 1981

Más información

  • Promociona en Madrid un libro dirigido por él