Críticas de los objetores de conciencia al proyecto de ley que regula su situación

El Movimiento de Objetores de Conciencia criticó ayer el proyecto de ley reguladora de la objeción de conciencia y prestación social sustitutoria, cuya discusión inició ayer en ponencia la Comisión de Desarrollo Constitucional del Congreso de los Diputados. Los objetores opinan que el proyecto se contradice con la Constitución, tiende a una militarización de la ley, no reconoce la objeción en caso de guerra ni la realizada durante el servicio militar y en período de reserva y suprime los derechos políticos y sindicales. «El objetor es un ciudadano», dicen, «y, por tanto, ha de poder ejercer los mismos derechos civiles que tienen todos los ciudadanos».A juicio de los firmantes del comunicado en el que expresan su postura, «no se reconoce el derecho a la objeción de conciencia como tal, sino que la objeción es considerada como una simple exención al servicio militar. De ahí que la ley sea una referencia constante a dicho servicio, tendiéndose a una militarización encubierta de la ley».

También consideran que «no se respeta la libertad de conciencia de toda persona en tanto que restringe los motivos para ser considerado objetor y, además, se dan atribuciones a una "comisión nacional" para juzgar las convicciones del objetor, lo cual se contradice con la Constitución, cuyo artículo 16 dice: "Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias" ».

El Movimiento de Objetores de Conciencia entiende también que la imposición de una «prestación social sustitutoria» con el doble de duración que el servicio militar supone entenderla «más como un castigo que como un verdadero servicio civil al pueblo», señala el comunicado de los objetores de conciencia».

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS