Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso revisara el Plan Energético antes de fin de año

El ministro de Industria y Energía, Ignacio Bayón, anunció ayer que antes de fin de año el Gobierno presentará a las Cortes la revisión del Plan Energético Nacional (PEN) con un horizonte de 1990. Ignacio Bayón, en el acto de apertura del curso 1981-1982 del Club Español de la Minería, cele brado en Madrid, expuso los crite rios de una nueva etapa de rein dustrialización. Las grandes líneas serán la revisión de las declaracio nes preferenciales de sectores y regiones -"hay tantos", dijo, "que es como si no los hubiera"-la revisión de los beneficios fiscales a la industria, porque no está claro que la inversión se motive sólo por esos beneficios, la declaración de sectores prioritarios (informática, alimentación y, especialmente, electrónica) y el apoyo decidido a la pequeña y mediana empresa. Las PYME, en opinión del ministro de Industria, tienen una gran capacidad de desarrollo en nuestro país y, en función de ello, se ampliará la capacidad del Cedeti (Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial) y del IMPI (Instituto de la Pequeña y Mediana Industria) y se duplicará el aval del Estado a las sociedades de garantía recíproca.

En esta nueva fase de reindustrializaciónse fomentará de forma especial el desarrollo de la tecnología propia mediante la creación de soiciedades de investigación, nuevas fórmulas de financiación e incremento de los beneficios fiscales del Estado a esta actividad.

Respecto al sector de la minería, del cual dijo el ministro que había sido uno de los que más apoyos han tenido, adelantó que se procederá en breve a la revisión del plan nacional de abastecimiento de materias primas minerales no energéticas y a la revaluación del papel del carbón en la próxima e inminente revisión del PEN.

El ministro de Industria repasó asimismo la situación y perspectivas de la energía en España. Hizo hincapié en las importantes inversiones energéticas realizadas durante 1981 (500.000 millones de pesetas) y en la reducción de la dependencia energética del petróleo, que pasó de ser el 68,5% en 1979 al 60% en 1981.

Tras comentar que 1982 será un año energético mejor que el presente, entre otras razones porque el reciente ajuste de precios del petróleo de la OPEP no provocará impactos graves, apostó por la continuación del programa térmico y nuclear e iniciativas en gas y nuevas energías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de noviembre de 1981