Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una organización neutral y humanitaria

Se celebra actualmente en todo el mundo el 153º aniversario del nacimiento del ciudadano suizo Henry Dunant, quien, observando en la guerra franco-austriaca, en 1860, los sufrimientos de las víctimas de los campos de batalla, concibió la idea de crear una institución neutral, regida exclusivamente por principios humanitarios, con el fin de ayudar a estas personas, víctimas de grandes conflictos, sin distinción de nacionalidad, raza o ideología.Cuatro años más tarde, la Cruz Roja era una realidad que comenzaba a extenderse hasta hoy, en que existen 126 sociedades nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Estas sociedades se agrupan en una federación, la Liga de Sociedades de la Cruz Roja, con sede en Ginebra, que tiene a su cargo la coordinación para la asistencia de urgencia frente a los desastres naturales y ayuda a los refugiados.

La función específica de protección

El papel de protección está a cargo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que actúa dentro del marco de la Convención Internacional de Ginebra, acuerdo humanitario suscrito por la mayoría de los países.Entre las actividades normales que desarrolla la Cruz Roja se incluyen visitas a prisioneros de guerra, detenidos civiles y políticos -42.000 en el pasado año- en todo el mundo; también recibe, por medio de su agencia central de búsqueda, miles de cartas o comunicaciones sobre personas desaparecidas, generalmente a raíz de situaciones bélicas. Muy a menudo, la Cruz Roja actúa de mediadora en los diversos conflictos, como en el reciente caso del asalto y secuestro de rehenes en el Banco Central en Barcelona el 23 de mayo. A diferencia de Amnistía Internacional, los informes y recomendaciones de la Cruz Roja a los Gobiernos son confidenciales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de noviembre de 1981