Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Optimismo de la CEE ante las conversaciones que ayer inició lord Carrington en Riad

Los países miembros de la Comunidad Económica Europea (CEE) conceden gran importancia a las conversaciones que inició ayer, martes, en Riad (Arabia Saudí el ministro británico de Asuntos Exteriores, lord Carrington, sobre las diferentes iniciativas de paz para Oriente Próximo. Si bien nadie espera resultados inmediatos, los diplomáticos europeos está está creando "un nuevo clima que se clima" propicio a la negociación y que los diez no deben permanecer al margen de cualquier futuro arreglo para esta conflictiva zona.

, Lord Carrington estudiará en Riad, delegado por sus colegas europeos, si es posible conjugar la llamada "declaración de Venecia", que firmaron los países de la CEE en junio de 1980, con el plan de paz elaborado por el príncipe Fahd y con los acuerdos de Camp David, entre Estados Unidos, Israel y Egipto.La CEE, presionada por Estados Unidos y deseosa de despejar los temores de Washington sobre las iniciativas exclusivamente europeas, estudió en el pasado Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores la posibilidad de dar apoyo "comunitario" a la presencia de tropas francesas, italianas, holandesas y británicas, junto con las estadounidenses, en el Sinaí, dentro de lo previsto por los acuerdos de Camp David. El comunicado "oficial" de los diez fue bloqueado por el Gobierno socialista de, Grecia, en su "primer acto de fuerza" desde que Papandreu ocupó la presidencia del Gobierno. Carrington no podrá, pues, plantear en Arabia Saudí la participación de estos cuatro países como un acuerdo de los diez. Al parecer, Atenas aceptó ayer una nueva redacción del comunicado-propuesta por el Reino Unido, pero en el último minuto fue Francia quien se negó a respaldarlo por estimar que era demasiado "débil".

El texto final, fruto de una nueva negociación interna, podría darse a conocer después del regreso del ministro británico a Londres, y a la vista de los acuerdos que podrían adoptarse en la cumbre árabe prevista para el próximo día 25. Siria ha propuesto que, caso de formalizarse la presencia de tropas europeas en el Sinaí, los países árabes adopten sanciones contra los cuatro países mencionados.

Medios diplomáticos próximos a la CEE estimaban que Arabia Saudí puede poner en juego todo su peso entre los otros países árabes para reforzar su plan y "animar" a los europeos a acogerlo con "buena voluntad". Uno de los escollos principales lo plantea el punto del plan Fahd, según el cual Jerusalén debe convertirse en la capital del nuevo Estado de Palestina. Israel, que se opone con todas sus fuerzas a la iniciativa saudí, decidió el año pasado convertir esta ciudad en su propia capital.

Para los europeos se trata de poner en marcha un nuevo proceso de conversaciones, con la OLP incorporada, y el reconocimiento del Estado de Israel como condición indispensable para sentarse a la mesa. El proceso de Camp David, afirmaban fuentes próximas a los británicos, ha sido positivo y hay que apoyar sus logros, pero estamos ya en una época post Camp David y hay que actuar sin dilación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de noviembre de 1981

Más información

  • Los diplomáticos europeos creen que se está creando un nuevo clima negociador